No sólo se trata de comunismo o libertad

Compartir
Es absolutamente cierto que, en estas elecciones a la Asamblea de la Comunidad de Madrid, todos los ciudadanos nos jugamos mucho. Porque tanto los madrileños como el resto de los españoles estamos ante una cita decisiva para el futuro, no sólo de la Comunidad de Madrid, sino de toda España.
Miguel Guadalfajara y Fernando Montenegro

Y no negaremos que el desafío principal es evitar el asalto de los socialcomunistas al Gobierno de la Comunidad de Madrid. Los mismos que están gobernando España con el apoyo de separatistas y proetarras y que han hecho una nefasta gestión de la pandemia que nos ha llevado a ser la nación europea con peores resultados, estando a la cabeza en número de víctimas y en destrucción de nuestra economía, con unos índices de crecimiento del paro que triplican a la media de los países desarrollados.

Pero no se trata tan sólo de elegir, por lo tanto, entre comunismo o libertad. Es evidente que éste es un objetivo importante para la prosperidad de todos pero no el único.

Porque también está en juego elegir si seguimos con las mismas políticas de siempre. Si pensamos que votando lo mismo vamos a conseguir los cambios que la situación política y económica de Madrid y de toda España requiere.

En resumen, si queremos que gobiernen solos y sin control los que llevan ya dos años en la Comunidad de Madrid y estuvieron con un mandato de mayoría en el Gobierno de la Nación durante años y no cambiaron nada. No han sido capaces de derogar la Ley de Memoria Histórica que lo único que hace es enfrentar a los españoles de nuevo. No han hecho nada por suprimir las ineficaces e injustas políticas de género por medidas realmente apropiadas contra la violencia intrafamiliar y proteger a todas las víctimas y, por último, no se han enfrentado a los problemas de inmigración ilegal y seguridad con decisión, ya que continúan acomplejados por esa misma izquierda socialcomunista que durante años ha dictado lo que debe ser en aras de su pensamiento único.

Esa misma izquierda socialcomunista ha estado muy cómoda durante años porque realmente no tenía oposición. Nadie le discutía ni les daba batalla en el plano cultural y político. ¿Vamos a pensar los madrileños – y, por extensión ante unas elecciones de tanta importancia, todos los españoles -, que votando lo mismo vamos a lograr cambiar las cosas?

En estas elecciones, hayan oído lo que hayan oído, no existe el llamado “voto útil”. La concentración del voto no significa un número mayor de diputados, por lo que cada uno sólo debe votar lo que en conciencia considere mejor en este momento.

Nosotros creemos que no deberíamos conformarnos con un Gobierno que sea “algo mejor que el de Sánchez”. Estamos en un año crítico y necesitamos medidas realmente decididas, valientes y eficaces: más test masivos y rastreo riguroso, menos confinamiento y restricciones, subvenciones directas para fomento del empleo, seguridad en nuestras calles, luchar contra la lacra de la ocupación y la inmigración ilegal y acabar con el despilfarro político, reduciendo a la mitad las Consejerías y el número de diputados. En una palabra, tener unos responsables en la Comunidad de Madrid que se ocupen del bienestar de los ciudadanos, no del bienestar de los políticos como ha estado ocurriendo hasta ahora.

Ojalá los madrileños voten por la eficacia en la gestión, voten por lo nuevo. En definitiva, que voten seguro.

Fernando Montenegro y Miguel Guadalfajara son concejales de Vox en el Ayuntamiento de Alcobendas.