Consejos para luchar contra las altas temperaturas

Compartir
La llegada del buen tiempo nos suele traer muchas cosas buenas, parece que hasta el humor nos cambia y nos encontramos más animados y activos, sin embargo, las altas temperaturas también pueden jugarnos una mala pasada, e incluso provocarnos un golpe de calor, una situación que, en algunos casos, puede llegar a ser extremadamente grave.

Para prevenirlo, es necesario que sigas estos consejos:

  • Evita salir de casa durante las horas centrales del día, entre las 12 y las 16 horas es cuando mayor peligro solar hay. Siempre que puedas, camina por la sombra.
  • Mantente hidratado: bebe agua con frecuencia y a pequeños sorbos. Las personas mayores y los niños se deshidratan con más facilidad por lo que hay que ofrecerles agua a menudo, aunque no tengan sed. Las frutas, las verduras, los zumos naturales y las infusiones también cuentan.
  • Utiliza gorras y sombreros para proteger la cabeza del sol. Es importante que no se ajusten excesivamente para no interrumpir la circulación del aire por su interior.
  • En casa cierra ventanas y persianas durante el día, si las dejas abiertas el calor se acumula y se desprende durante la noche. El momento ideal para ventilar y conseguir que el aire se renueve es a primera hora de la mañana, pero también cuando ya se ha ido el sol. Si consigues un poco de corriente, mejor, pero no te expongas a ella para evitar resfriarte.
  • Los tejidos de colores oscuros tienden a concentrar la luz solar, por lo que se deben evitar en las prendas de ropa, pero también tenlo en cuenta a la hora de elegir las cortinas de la casa.
  • Renueva tu hogar: guarda las alfombras y opta por ropa de cama fresca y transpirable, dando preferencia a tejidos como el lino y el algodón.
  • Evita las comidas copiosas, picantes, y muy calientes. Da preferencia a las frutas y verduras frescas ricas en agua (sandía, melón, piña…) y a los platos cocinados de manera sencilla (ensaladas, gazpacho, salmorejo, cremas frías…).
  • Refresca a menudo tus muñecas y nuca con agua: además de reducir la sensación de calor te ayudará a disminuir la temperatura corporal. Las duchas es preferible que sean de agua tibia, no excesivamente fría.
  • Si utilizas aire acondicionado o ventilador, procura mantener una temperatura constante, entre 20 y 22 º C, y evita el contacto directo con el cuerpo, mejor posiciónalo para que refresque el cuarto.
  • Cambia las bombillas convencionales y opta por las LED, ahorrarás dinero y evitarás el calor que desprenden las primeras.
  • Las plantas de interior, como los helechos, el aloe vera o los ficus, ayudan a purificar el aire y a mantener la temperatura del hogar constante.
  • El ejercicio físico al aire libre es fundamental pero, en verano, mejor practícalo a primera hora de la mañana, o a última de la tarde, para evitar el exceso de calor.
  • Utiliza siempre protección solar, aplícatela 30 minutos antes de salir a la calle, principalmente en cara, hombros y escote, y renuévala cada hora. Usar un factor elevado no significa renunciar a estar moreno, simplemente es broncearse sin que la piel se dañe. Los auto bronceadores, la ropa mojada, la sombra o los días nublados no protegen de las radiaciones y podemos quemarnos.
  • Protege los ojos con unas gafas con cristales homologados y con capacidad para filtrar rayos UVA y UVB, para asegurarte, puede comprarlas en ópticas o farmacias.
  • Si viajas en coche, mantén una buena temperatura en su interior, no permanezcas estacionado con las ventanillas cerradas o con el aire acondicionado apagado y, al abandonar el vehículo, asegúrate de que no quede nadie en su interior.

.

Dra. Blanca Rodríguez Ayala. Médico. Asesoramiento nutricional.

www.laconsultadeblanca.es

@blanca4615