¿Sabes cómo tratar una torcedura en casa?

Compartir
Aunque no son exclusivas del tobillo, las torceduras afectan mayormente a esta articulación. Suele tratarse de esguinces leves, lo que significa que los ligamentos de la zona sufren una distensión o estiramiento que provoca dolor, y que precisa de una serie de cuidados para volver a su estado original.

Muchas veces con las medidas caseras es suficiente para curarlos, sin necesidad de consultar al médico.  

  1. Reposa la articulación afectada. No realices esfuerzos físicos, y mucho menos practiques deporte hasta que el dolor desaparezca.  
  2. Mantén el miembro en alto, siempre que sea posible por encima del nivel del corazón, así favorecerás el drenaje y evitarás la inflamación.  
  3. Aplica hielo local de forma indirecta (con un paño o bolsa, nunca sobre la piel), durante 10-15 minutos, 4-5 veces al día las primeras 48-72 horas tras el accidente.  
  4. Puedes usar una muñequera, tobillera o rodillera pero, muy importante, retírala siempre para dormir. Con estas inmovilizaciones podrás realizar las actividades de la vida diaria evitando lesiones mayores y minimizando las molestias.  
  5. Si tienes posibilidad, acude a un fisioterapeuta para agilizar la recuperación y fortalecer la zona con el fin de evitar recaídas.  

Doctora Blanca Rodríguez Ayala