Los líos de Cataluña y los indultos

Compartir

Cataluña es el eje informativo de los últimos días y no se habla o escribe de otra cosa. He intentado seguir muchas informaciones sobre el tema de los indultos en varios medios de comunicación, tanto de oyente, como de lector y no me aclaro.
Manuel Vega
Manuel Vega


Cataluña es el eje informativo de los últimos días y no se habla o escribe de otra cosa. He intentado seguir muchas informaciones sobre el tema de los indultos en varios medios de comunicación, tanto de oyente, como de lector y no me aclaro.

Según el color con el que se mire son buenos o malos. Las encuestas que se han realizado le dan una mayoría a los que están en contra, pero, con todo, ya sólo me queda una pregunta: ¿tiene solución el problema catalán? Y si la tiene ¿¿Cuál es?

Desde que tengo uso de razón siempre he oído que existe un, digamos, enfrentamiento entre catalanes y madrileños y no lo extiendo al resto del país porque lo desconozco. Si tengo que hablar que mi experiencia siempre ha sido buena. No he sentido ningún rechazo, ni en el trato, ni en la lengua, salvo una excepción en la zona más profunda de Gerona o Girona, como se prefiera. A mí me da los mismo decirlo de una forma o de otra. Ya me pasa hace tiempo cada vez que voy a Galicia con el nombre de las ciudades y los pueblos. Al principio me enfadaba, pero ya me he acostumbrado y me lo tomo con normalidad. La vida evoluciona.

Volviendo al tema de los indultos, por más que lo intento, no he conseguido todavía llegar a una opinión personal que me deje tranquilo. Como digo, escuchas a unos, estoy hablando a nivel nacional, y tienen su parte de razón, y lo haces con los otros y tienen la suya.

Esta misma mañana, en una radio de alcance nacional, los analistas no se ponían de acuerdo si la manifestación convocada en Colón favorece o perjudica al PP. Lo que más me irrita es que haya sido convocada por Rosa Díez, el ejemplar político más inexplicable de nuestro país, que ha dado saltos poco comprensibles de la izquierda hasta la extrema derecha. Pero se lo han comprado.

No hay duda que será una concentración espectacular. El enfrentamiento con los catalanes por una parte y con el Gobierno por otra es un cóctel perfecto para que suceda.

Como en los últimos tiempos todo pasa muy deprisa, esa “foto” sólo va a ser importante para el enfrentamiento, al que ya nos vamos acostumbrando, entre el PP y PSOE.

ERC parece que ha dado un paso para atrás, y digo parece porque hay que esperar todavía para ver la realidad del deseo que tienen de llegar a la concordia. Ahora los partidarios de Puigdemónt parecen sus más cercanos adversarios. ¿Entraremos en una dinámica de exponer ante su comunidad quién es más independentista? La Cup al margen, claro. ¿Va a aguantar el Gobierno catalán esta pelea?

En cualquier caso, se tenga la opinión que se tenga, vuelvo a la pregunta del millón: ¿tiene solución el problema que existe entre Cataluña y el resto del país? Y si lo hay ¿cuál es esa solución?

Hasta ahora sólo he oído la que aporta el Gobierno, por supuesto superdiscutida. Me gustaría escuchar cuál es la de la oposición para formarme una opinión. No es de recibo oponerse a algo sin ofrecer otra cosa.

Todo nos empuja a que tendremos lío para mucho tiempo. Aunque me gustaría que se llevara esa discusión de la barra del bar a las instituciones.