“First Cow”, para amantes del western marginal y a contracorriente

Compartir
Parece que las distribuidoras empiezan a mover las películas que se han guardado durante el último año y medio y nos atrevemos a sugerir este film entre lo que acaba de llegar aunque su estreno está señalado el 6 de marzo del año pasado. Este poético western ambientado en Oregón a principios del siglo XIX es una adaptación de la novela ‘The Half Life’ de Jonathan Raymond, coguionista habitual de Kelly. Reichardt, la directora.
BettyGS

Lo nuevo de Kelly Reichardt es una de las grandes películas del año, uno de los westerns más inteligentes de los últimos tiempos y un retrato de las masculinidades absolutamente brillante. La cineasta sigue a dos hombres en un desmitificado Lejano Oeste, donde descubren un buen tirón comercial cocinando unos dulces con la leche robada de una vaca cercana.

En ‘First Cow’ están todas las claves del estilo de Reichardt: los silencios cargados de significado, los personajes que vagan sin saber qué buscan, los espacios hostiles, la identidad estadounidense… Todo eso conforma una película cargada de matices, sensibilidad y esperanza, de un pasado que permea en el presente y un Sueño Americano con tantas luces como sombras.

Sinopsis

Narra la historia de un cocinero (John Magaro) contratado por una expedición de cazadores de pieles, en el estado de Oregón, en la década de 1820. También la de un misterioso inmigrante chino (Orion Lee) que huye de unos hombres que le persiguen, y de la creciente amistad entre ambos en un territorio hostil.

First Cow es, en cierto modo, la precuela de dos de las mejores películas de Reichardt, hasta la fecha inexplicablemente inéditas en las salas comerciales españolas, “Old Joy” y “Meek’s Cutoff”. De la primera rescata uno de los más conmovedores, sintéticos y líricos retratos de la amistad masculina. De la segunda recoge la relectura fundacional de un género que le sirve para reinterpretar la idiosincrasia de un país que sigue enfrascado, en cierto modo, en la reconquista del paisaje a través de la mirada y la colonización del espacio a través de la fuerza y la voluntad de pertenecer.

La tensión entre estas dos vibraciones, que atraviesan la relación entre un cocinero sensible y un chino que huye del racismo de los pioneros, aporta al film una singularidad universal y delicada, que se expande a través de una casi panteísta oda a la naturaleza como refugio de la disidencia. El resultado es una experiencia bella y empática, que explica desde el corazón la alegría que deben de sentir los arqueólogos al encontrar dos esqueletos que se abrazan.

Es esta una película que no ha pasado desapercibida en Estados Unidos en donde ha sido alabada por la crítica e incluida en el top 10 de mejores películas de 2020 de medios como Time, IndieWire, The New York Times o The Hollywood Reporter, también fue premiada con el galardón a Mejor Película para el Círculo de Críticos de Cine de Nueva York (NYFCC).

En Europa, tras su paso por la sección oficial de la Berlinale y festivales como el de Deauville (Premio del Jurado), “First Cow” inició su recorrido en España en el Festival Internacional de Cine de Gijón (Gran Premio de la sección Albar), pasando por el D’A Film Festival de Barcelona, donde recibió el Premio del Público, y el Festival Rizoma.