Fer, Marakai y Juanito

Compartir
Marakai y Juanito, uno es como un haz de flor de sauco negro, el otro va de cala blanca,  con manchitas pinceladas por un pincel  Degas o un Van Eyck y para no faltarle se puso de oscuro algunos puntos de su textura de piel. Sus ojos se encienden como la Linterna verde de Alan Scott y en ellos puedes ver galaxias luminosas y vías lácteas de ficción y fabulas.
Eduardo Andradas

Su pasatiempo preferido es el de perseguir de zarpa hilos y cuerdas como queriendo tejer un jersey de inocencia. Por ello, buscan una morada con terraza para que puedan pensar las nubes que se van a ninguna parte y la de contar las brisas que pasan  durante la mañana.

Son dos hermanos, que siempre deben rozar su pelaje para saber que el otro latido allegado  les sigue hablando  y como camaradas consanguíneos continúan en este tercer planeta vecino del Sol.

Antes de dejar caer sus almohadillas de los pies por una casa de acogida. Estuvieron expuestos al calor luciferino de la Alcobendas y fueron sacados del asfalto anticipándose a la escarcha de la meseta central. Juanito, con ese toque altanero de Don Juan de Tirso de Molina, encontró un hogar en donde le acaricien el lomo. Ahora queda Marakai, su compañero de circunstancias y su compañero Fer, mas bengalí en su físico, pero nada fiero en su carácter, tímido, muy de adentros interiores y con necesidad de estar con otro gato compartiendo sus aventuras. Si estas interesado en darles un techo, mimo y carantoña y hacerles de tu familia. Escribe a este email: tati361984@gmail.com .

Porque como decía Sigmund Freud “El tiempo pasado con los gatos nunca se desperdicia” y  que apuntillo Leonardo Da Vinci “Incluso el felino más pequeño es una obra de arte”, Fer y Marakai requieren de una mano amiga.

Eduardo Andradas/ Portavoz del Grupo Municipal Podemos en Alcobendas