Albert Rocas: De leyenda del balonmano a Coordinador Energético del colegio Estudiantes en Las Tablas

Compartir
Albert Rocas es toda una leyenda del balonmano español. Medallista olímpico y doble campeón del mundo con la selección, el extremo del barca, entre otros equipos, colgó las botas en 2017 después de 20 años en las pistas. Licenciado en INEF y volcado en la educación se vino a Madrid con su familia y es además de Subdirector del colegio Estudiantes es ahora también el Coordinador Energético del centro educativo

¿Cómo acaba todo un Albert Rocas siendo el Coordinador Energético de un colegio como es el Estudiantes Las Tablas?

Estoy en el equipo directivo de este colegio y se decidió crear esta figura porque fue una de las oportunidades que vimos de concienciar un poco a los alumnos y tratar todo el tema curricular que se ha aplicado ahora con la nueva ley, la Agenda 2030 o los objetivos ODS.

¿En qué consiste tu función?

En crear una manera de tomar conciencia dando la repercusión que creemos a algo tan importante como es el ahorro energético. Lo primero que estamos preparando es un decálogo con aquellas medidas más interesantes que creemos son necesarias para que los alumnos tomen conciencia de actitudes que tienen que llevar a cabo, no solo en el colegio sino luego en sus casas o en su vida diaria.

¿Qué medidas irán en el decálogo para ahorrar energía?

Pues, por ejemplo, que tomen conciencia de que una televisión en Stand by gasta hasta el 12% de la factura de un día. Hay que apagarla. Es una costumbre que no tenemos. Aunque cada vez los aparatos son más inteligentes y se auto regulan, no todo el mundo puede acceder a ellos El saber que dejar el grifo en medio ya enciende la caldera, es otro ejemplo. Los pequeños gestos son poderosos y queremos habituar desde pequeños a los alumnos.

Imagen de un momento de la entrevista realizada en el colegio Estudiantes Las Tablas.

¿Y cómo se irá valorando la aplicación de este decálogo de medidas de eficiencia energética?

La idea es poder elaborar ese trabajo en el colegio con números. Ser capaces de comparar y ver qué hemos sido capaces, no sólo de ahorrar, sino de concienciar a nuestros alumnos. Esta comparativa se hará de un año a otro. El futuro dirá también.

¿Cómo se pone en marcha una propuesta de este tipo?

La estamos haciendo a través de los delegados de cada clase y a través de tutorías. El objetivo es que sepan, busquen e investiguen. Imagínate ahorrar un 12 por ciento de energía en cada casa y en el colegio. Creo que son actitudes y una forma de entender la vida y de comportarse. Es el legado que vamos a dejar a nuestros hijos y nietos y empezar en un colegio es fundamental.

Ya hemos tenido reuniones con los delegados de los cursos de arriba y la idea es que ellos hagan propuestas de qué medidas ven y que pueden ser aceptadas y sirvan para ahorrar. Un poco, que ellos interioricen eso y vayan abriendo el abanico y sumen para luego poder exportar esta actitud después a sus casas.

.¿Sois los primeros en aplicar estas nociones?

Yo no creo que sea así. Hay otros colegios que ya las aplican. Lo que si que es novedoso es que haya un coordinador, que da visibilidad a las familias, que ya participan y proponen cosas.

Oye, y dentro de unos años, ¿cuál es el fin de esta propuesta de concienciación de ahorro energético?

Yo creo que es infinito. No hay fin. Tiene que ser una cosa que tiene que ir pasando de generación en generación y adaptándose a las cosas que vayan surgiendo. Cada vez somos más gente en el planeta y habrá que reciclar y reutilizar de manera más obligatoria. Todo en beneficio del planeta.

Albert Rocas comenta partidos de la selección nacional en TVE

¿Crees que falta pedagogía para reciclar y reutilizar?

Te pongo un ejemplo. Yo puedo conocer todos los cubos, pero si en casa solo tengo una bolsa de basura, todo va al mismo sitio. Hay que enseñar.

¿Siempre has tenido vocación de profesor?

Desde que ya jugaba tenía claro que quería transmitir a los chicos la forma que tengo de entender la vida. La forma que me ha funcionado. Yo nunca destaqué en categorías inferiores. Todo estuvo muy basado en el esfuerzo, el talento y la suerte. Porque existe la suerte. Lo importante para tener éxito es saber que haciendo las cosas bien estarás más cerca del mismo. No te lo garantiza pero si uno sigue un método, es constante y demás, estará siempre más cerca de conseguir sus objetivos.

Después de 20 años siendo una estrella mundial del Balonmano, ¿no lo echas de menos? Yo soy muy feliz. No volvería a jugar. El deporte profesional es muy ingrato. Mi paso a la educación fue consciente. Estudie INEF en Barcelona.