Vuelve Alcobendas

Compartir
Ejercen el poder… pero nunca el gobierno, que no es lo mismo
Ramón Cubián

No es por falta de recursos. Las arcas estaban llenas cuando la amalgama tripartita de ciudadanitas, podedamos y ´sociolistos´ montaron la que montaron… y la que desmontaron.

Alcobendas, la que era ´Un Modelo de Ciudad´, reconocida como tal, como la administración número uno en calidad tanto a nivel europeo como iberoamericano; la ciudad más transparente de España; la que con más eficacia gestionaba fondos europeos y regionales… Esa, esa Alcobendas, empezó su rápida disolución en la nada de la propaganda arengaria del tripartito de foto y sillón.

Son incapaces, absolutamente incapaces de gestionar nada. En 2019 recibieron una administración con más de 20 millones de inversión aprobada y financiada (con el dinero en caja, listo para su ejecución). Y lo primero que hicieron fue pararlo todo, que eso eran inversiones de los “fachas” del PP. Y se cambió gestión por dialéctica.

Dejó de haber inversiones, dejó de haber acción municipal. Todo aquello que había dejado sembrado el gobierno del PP, había que borrarlo… y si alguien lo recordaba, pues se le borraba también.

“La legislatura de la vivienda” nos vendieron a platillo y bombo. ¡¡Ni una!!, en tres años ni una. Solares listos, con proyecto y con financiación para ponerse a poner ladrillos… Nada. Avenida de España, calle Granada, Jacinto Benavente, Fuentelucha. Diez calles se iban a asfaltar en 2019 (por supuesto, les dejamos el proyecto y el dinero, sólo había que ejecutar); pues de las diez calles, tres años después, el pasado mes de mayo, se han hecho siete. Así todo. Unos proyectos abandonados y otros retrasados tres años para “desligarlos del PP”.

La ciudad paralizada. Por el camino, tres millones y medio de fondos regionales para inversión, perdidos por su no ejecución; otros quince millones de euros para renovar el distrito centro y su apertura al bulevar, con financiación otorgada por la Unión Europea, jamás llegarán.

En tres años, el gran desarrollo y futuro de la vivienda en Alcobendas, Los Carriles, aprobado definitivamente en abril de 2019, sólo ha cambiado su nombre -ahora Valgrande- y lo presentan como suyo para ligar su imagen a un éxito que no alcanzan y a un mérito que no tienen. Pero sólo el nombre, nada más en tres años.

Llegaron al poder, a su desgobierno, y el único logro que alcanzaron fue… el colapso de la administración. Se multiplicaron por diez los impagos de suministros y proveedores; y los procesos de contratación se eternizaban en el bucle sin fin de las diferencias entre tripartitas concejalías (que se jalan los pelos ellos, pero amalgama el voto de la poltrona que jamás soñaron ni merecieron). Ya el primer año, ya el 2019, se excusaron que “la culpa es del PP”, cómo no. Pasó un año, 2020, la situación a peor, más retrasos, colapso de inversiones, pero… por supuesto, en su verbo frenético “que la culpa es del PP, coñ…”. Anunciaron entonces un “plan de choque” que daría sus frutos en 2021, pero… el plan de choque resultó de siniestro total y, por supuesto, la culpa seguía, sigue siendo del PP.

Ahora queda un año en el que ya se anuncian las arengas de todo lo de “van a hacer” pero que nunca hicieron… y que nunca harán. Los vecinos saben dónde estamos, quienes somos. Nos identifica nuestro trabajo, nuestro equipo, nuestro modelo. Queda un año. Vuelve Alcobendas.

Ramón Cubián/ Portavoz PP Alcobendas