Muere a los 87 años Jerry Lee Lewis, la excéntrica leyenda del rock and roll 

Compartir
El padre fundador del rock and roll, Jerry Lee Lewis, ha fallecido este viernes a los 87 años. Su representante, Zach Farnumha, ha lanzado un comunicado en el que ha explicado que el emblemático cantante ha fallecido en su domicilio, ubicado en el condado de Desoto, en el noroeste del estado de Mississippi, Estados Unidos.
LMN

Aunque ha fallecido por «causas naturales», según ha confirmado Farnum, el músico tenía varios problemas de salud desde 2019 tras sufrir un derrame cerebral que le obligó a cancelar todos sus conciertos y apariciones públicas. El pasado miércoles, la revista TMZ informó erróneamente de la muerte de Lewis, lo que hizo sonar las alarmas sobre su estado de salud.

Así, su entorno más cercano ha confirmado que su séptima esposa, Judith, ha sido quien le ha acompañado durante sus últimos momentos de vida. De acuerdo a lo que ella ha informado, Lewis reconocía estos días no tener miedo del más allá.

Junto otros artistas como Chuck Berry o Elvis Presley, Lewis fue una de las principales figuras del rock americano de la década de los 50, hasta que un turbio matrimonio con la hija de un primo, de apenas 13 años de edad, trunco su carrera profesional.

Sus dos canciones más conocidas, ‘Whole Lot of Shakin’ Going On’ y ‘Great Balls of Fire’, fueron incluidas en el Salón de la Fama de los Grammy. Otro de sus temas más famosos también es ‘High School Confidential’.

Una gran carrera

Nacido en 1935 en Luisiana, Lewis comenzó con nueve años a tocar un piano que su padre, carpintero, adquirió tras hipotecar su casa. Inspirado por los músicos afroamericanos que actuaban en los bares de esa zona de Estados Unidos, el joven dio forma a su propio estilo con el que debutó en locales a muy temprana edad.

Justo cuando Elvis Presley comenzaba su carrera, Lewis viajó a Memphis para grabar sus primeras canciones, de las que surgieron éxitos como «Whole Lotta Shakin’ Goin’ On», «Great Balls of Fire» y «Breathless», que imprimieron su nombre en la pujante industria musical de la época.

En 1956, durante una visita a los estudios Sun Records, Lewis grabó con Elvis Presley, Johnny Cash y Carl Perkins, sesión de la que salió el apodo «Million Dollar Quartet» (el cuarteto del millón de dólares).

Su fama a finales de los años 50 lo llevó a embarcarse en una gira internacional que incluyó Europa, aunque entonces comenzó a protagonizar varios escándalos como la vez que en 1958 prendió fuego a un piano al enterarse de que iba a ser telonero de Chuck Berry y no al revés. Ese mismo año, su gira por el Reino Unido tuvo que detenerse abruptamente cuando la prensa publicó que había contraído matrimonio con su prima de 13 años, Myra Gale Brown, quien además era hija de uno de sus bajistas.

El enlace recibió fuertes críticas que llevaron a la censura de las radios y las televisiones, además de cancelaciones de espectáculos. La película «Gran bola de fuego», protagonizada por Dennis Quaid y Winona Ryder, inmortalizó este periodo de su vida en 1989. Pero su carrera no paró ahí. En 1959 apareció en la película «High School Confidential», para la que tocó su tema principal, y en 1964 recuperó el beneplácito de la crítica con el disco «Live at the Star Club».

Su manera enérgica, libre y estridente de tocar el piano fue su gran seña de identidad, pero Lewis se interesó también por el góspel y el country en los años 1970, cuando abandonó el rock and roll, un género que comenzaba a entrar en decadencia frente a la canción de autor y la música disco.

Durante esta época, la controversia y el escándalo continuaron presentes en la vida del músico, quien no ocultó su abuso de sustancias y, entre sus episodios insólitos, llegó a estampar su coche contra las puertas de Graceland, la mansión de Elvis Presley.

Contrajo matrimonio en siete ocasiones, pero la muerte de dos de sus esposas -Jaren Gunn Lewis, ahogada en una piscina en 1982, y Shawn Michelle Stephens Lewis, por una sobredosis en 1984- recibieron un intenso escrutinio mediático y terminaron por afectar a su reputación. Recibió un premio honorífico en los Grammy de 2005 y forma parte del Salón de la Fama del Rock and Roll.