Los premiados en Asturias y el discurso de la Princesa Leonor

Compartir
Los Premios Princesa de Asturias han vuelto a llenar la ciudad de Oviedo de arte, cultura y ciencia. Unos galardones de prestigio internacional, iniciados en 1981, que cuentan con la princesa Leonor como presidenta de honor.
LMN

Divididos en ocho categorías, cada premio tiene su propio jurado y los galardonados reciben una escultura de Joan Miró, un diploma acreditativo, una insignia y 50.000 euros, a repartir entre los premiados en caso de que este sea compartido.

Los primeros años, los premios Princesa de Asturias contaban con seis categorías: artes, ciencias sociales, comunicación y humanidades, investigación científica y técnicas, letras y cooperación internacional (antes llamada iberoamericana). Se instauraría el premio de la concordia en 1982 y en 1987 el premio de deportes, fijándose las ocho categorías que conocemos actualmente.

Premiados

Investigación Científica y Técnica 2022

Geoffrey Hinton, Yann LeCun y Yoshua Bengio son considerados los padres de una técnica esencial de la inteligencia artificial, el cual se basa en el uso de redes neuronales para el reconocimiento de voz, la visión por ordenador y el procesamiento del lenguaje natural. Estas redes neuronales pretenden imitar el funcionamiento del cerebro humano, utilizando algoritmos que convierten el proceso biológico del aprendizaje en secuencias matemáticas.

Deportes 2022

La fundación y Equipo Olímpico de Refugiados, creados por el Comité Olímpico Internacional (COI) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) tienen como objetivo ser “un símbolo de esperanza para todos los refugiados del mundo”.

Comunicación y Humanidades

Adam Michnik nació en Varsovia en 1946. Muy activo políticamente en la Universidad Varsovia, de la que fue expulsado por participar en protestas. Encarcelado en varias ocasiones desde los años sesenta, fue uno de los fundadores del movimiento KOR (el comité para la defensa de los trabajadores) y miembro del sindicato Solidaridad desde su creación en 1980.

De las Artes

Uno de los momentos más aplaudidos de los premios ha sido la actuación de Carmen Linares. Nacida en 1951 en Linares (Jaén), comenzó a cantar en compañías como la de Paco Romero o Carmen Mora y en tablaos madrileños como el Café de Chinitas. Una de las voces más importantes del cante flamenco, a la altura de Enrique Morente, Camarón o La Niña de los Peines. Entre otros éxitos, ha sido la primera cantante flamenca en actuar en el Lincoln Center de Nueva York.

De la Concordia 2022

Shjgeru Ben nació en Tokio en 1957. Mostrando un rápido interés por la carpintería y la arquitectura, se matriculó en el Instituto de Arquitectura del Sur de California, donde realizó sus estudios. Considerado el gran activista de la arquitectura, Shigeru Ban ha alcanzado prestigio internacional por ser capaz de dar respuestas rápidas y eficaces en forma de refugios y viviendas temporales a situaciones extremas provocadas en su mayoría por catástrofes naturales. Además, es pionero de la conciencia ecologista y la sostenibilidad del arquitecto.

Cooperación Internacional 2022

Ellen MacArthur nació en Inglaterra, en 1976. Regatista profesional, en 2003 fundó la Ellen MacArthur Cancer Trust, que ayuda a jóvenes enfermos de cáncer a superar sus problemas a través de la navegación; y en 2005 hizo historia al completar la vuelta al mundo en solitario más rápida hecha por ningún navegante.

Ciencias Sociales

Eduardo Matos Moctezuma nació en Ciudad de México en 1940. Se graduó en Arqueología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Además de otros hitos profesionales, es erudito y promotor del mundo prehispánico mexicano, así como gran divulgador de este campo de conocimiento.

Letras 2022

Juan Mayorga estudió Filosofía y Matemáticas y amplió su formación filosófica en las universidades de Münster, Berlín y París. Se doctoró en 1997 con un trabajo sobre el pensamiento de Walter Benjamin. En 1989 publicó su primera obra dramática, ‘Siete hombres buenos’, que le valió un accésit del Premio Marqués de Bradomín del Instituto de la Juventud de España.

Discurso de la princesa Leonor

“Me siento muy feliz por volver a Asturias un año más para la entrega de estos Premios que demuestran que el trabajo excelente, el esfuerzo constante y el sentido de la responsabilidad tienen grandes resultados.

En unos días cumplo 17 años. Y les aseguro que descubrir la obra de nuestros premiados me ayuda a entender mejor el mundo que nos rodea. Su labor me empuja, a todos en realidad, a seguir aprendiendo. He leído sobre cada uno de ellos y me impresiona todo lo que han conseguido. Me importa y me interesa, porque sé que su trabajo, sus esfuerzos, miran al futuro e influyen en el presente.

Me importa que dos artistas excepcionales nos recuerden que el flamenco es un arte vivo, rico, poderoso, universal, nuestro. Un arte culto en el que María Pagés y Carmen Linares alcanzan la armonía de quien evoluciona y mantiene a la vez la esencia de la tradición.

Me importa y me impacta que Adam Michnik no tenga miedo a hacer un periodismo responsable y riguroso. Este periodista e historiador, gran defensor de la democracia, trabaja por la reconciliación entre sus conciudadanos y el europeísmo más optimista, a pesar de su dura experiencia personal, demuestra su espíritu ejemplar.

Me importa que el antropólogo y arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma haya dedicado su vida a reconstruir y documentar con gran rigor científico cómo fue la de los pobladores del México prehispánico. Él nos descubre el pasado para comprender lo que somos y lo que las sociedades antiguas y actuales tenemos en común.

Que el dramaturgo y académico Juan Mayorga piense que el teatro es el arte del encuentro, y que nos ayuda a examinar las vidas reales y las vidas posibles, me importa. Y también que este premio sirva para que el arte, la cultura, la especial mirada —filosófica y matemática— de Mayorga sean valorados como merecen y nos ayuden a hacernos preguntas.

Me importa que nuestros premiados en Ciencia investiguen sobre la Inteligencia Artificial porque son las tecnologías que ya nos acompañan y que seguirán permitiéndonos progresar en esta disciplina; para que las máquinas sean aliadas de la humanidad y nos faciliten la vida. Hinton, Hassabis, Bengio y LeCun han demostrado que el impacto social de la Inteligencia Artificial necesita recursos y atención.

También me importa y me preocupa mucho que un deportista no pueda entrenar y progresar en su carrera porque se ha visto obligado a huir de su país. Por eso es una gran iniciativa que, desde hace unos años, los deportistas en esta situación tengan la oportunidad de continuar su actividad para poder llegar a competir en los Juegos Olímpicos, gracias al Equipo Olímpico de Refugiados y a su Fundación.

Y me importa que el arquitecto Shigeru Ban se preocupe por las personas que han perdido sus casas por una guerra, un huracán, un terremoto. Y que les ofrezca soluciones para vivir sin que tengan que renunciar al derecho a la privacidad y a la dignidad. Es además un referente en materiales sostenibles.

Y también me importa que Ellen MacArthur haya conseguido que gobiernos, instituciones científicas, grandes empresas y la sociedad trabajen juntos para que se utilicen mejor los recursos naturales; que proponga soluciones para evitar la pérdida de la biodiversidad; y que nos explique cómo funciona y cuáles son las ventajas de la economía circular.

Me importa, en definitiva, que estemos todos aquí celebrando y aprendiendo, y que reconozcamos que nuestros premiados son el mejor espíritu que estos tiempos necesitan. Por eso agradezco a todos los que de mil maneras apoyáis a la Fundación Princesa de Asturias vuestro esfuerzo y generosidad.

Los jóvenes somos conscientes de que la situación actual no es fácil, de que el mundo ha cambiado y sigue cambiando y de que la mejor manera de progresar pasa por mantener el entusiasmo por conocer, equiparnos con responsabilidad y capacidad de esfuerzo y aprender de los que saben, de quienes hacen lo suyo de manera impecable, a menudo en silencio. Por eso, en días como hoy, escuchar, admirar y reconocer la excelencia de nuestros premiados nos hace sentir que las cosas siempre pueden cambiar para bien. Muchas gracias”.