La Comunidad de Madrid inspeccionará más de 1.000 autobuses de transporte escolar

Compartir
La Comunidad de Madrid inspeccionará durante el curso académico recién comenzado más de 1.000 vehículos de transporte escolar con el objetivo básico de garantizar la seguridad de los estudiantes en sus desplazamientos entre su domicilio y el centro educativo.

Esta actuación se desarrolla a lo largo de todo el año y tiene una campaña ordinaria y dos extraordinarias, y una de ellas se lleva a cabo en el mes de septiembre coincidiendo con el inicio del curso y por la cual se comprobará el estado de 100 rutas escolares.

En opinión del consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, “el Plan de Inspección tiene como objetivo velar para que los servicios de transporte que se realizan en nuestra región se presten con unos elevados estándares de calidad y seguridad, y donde más se incide cada año es en el control de los estudiantes”.

Requisitos exigidos a los 2.126 vehículos habilitados


La Comunidad de Madrid tiene en la actualidad 2.216 vehículos habilitados para el transporte escolar, que realizan 850 rutas en 220 centros educativos. Entre los requisitos exigidos está disponer de la autorización de transportes de la clase VD o VPC y de una autorización específica otorgada por la Comunidad de Madrid, donde se refleje de manera detallada el origen y destino de la ruta, así como las distintas paradas que realiza.


Tanto la renovación de la autorización como la de habilitación deben realizarse cada año lectivo y la edad media no debe superar los diez años o los dieciséis cuando estos vienen dedicándose exclusivamente a este tipo de transporte.

La normativa establece, además, que los autobuses deben ir identificados con el distintivo de transporte escolar situado en la parte frontal y en la parte posterior del mismo, de forma que resulten visibles desde el exterior, así como que cada usuario disponga de su propio asiento.

Por último, el vehículo deberá llevar acompañante, en el caso de los transportes discrecionales, cuando tres cuartas partes o más de los viajeros sean menores de dieciséis años; cuando, al menos, el 50 por ciento de los viajeros sean
menores de 12 años; y, en todo caso, cuando se trate de centros de Educación Especial
. La duración máxima del viaje será de una hora por cada sentido.