El Jazz, la música que nació hace más de 100 años llega a España en verano

Compartir
Considerado desagradable e indecente en su momento, fue algo así como el “trap” de aquella  época, y Scott Fitzgerald supo retratarlo en sus libros como nadie.

Manuel Vega

Aunque nació en el siglo XIX, fue en los años veinte cuando se hizo más popular. Mucha gente expresó durante el confinamiento las ganas locas de volver a bailar. El baile, una locura en sí en el que se alternan brazos y piernas, era en su origen un baile de afroamericanos (nació en Carolina del Sur). Josephine Baker fue la culpable de que se popularizara en Europa.

El jazz es en realidad una familia de géneros musicales que comparten características comunes, pero no representan individualmente la complejidad de género como un todo. En segundo lugar, sus diversas «funciones sociales» (el jazz puede servir como música de fondo para reuniones o como música de baile, pero ciertos tipos de jazz exigen una escucha atenta y concentrada) requieren un ángulo de estudio diferente. Y en tercer lugar, el tema racial siempre ha generado un profundo debate sobre el jazz, moldeando su recepción por parte del público.

El crítico y estudioso alemán Joachim-Ernst Berendt, en su obra clásica El jazz: de Nueva Orleans al jazz rock, señala: “El jazz es una forma de arte musical que se originó en los Estados Unidos mediante la confrontación de los negros con la música europea. La instrumentación, melodía y armonía del jazz se derivan principalmente de la tradición musical de Occidente. El ritmo, el fraseo y la producción de sonido, y los elementos de armonía de blues se derivan de la música africana y del concepto musical de los afroamericanos”.

Es en Nueva Orleans donde el jazz evoluciona de ser rudimentario hasta que Buddy Bolden da el primer paso  para ser el primer estilo definido de jazz. ​El cierre por las autoridades de Nueva Orleans del barrio de Storyville en 1917, supuso un importante contratiempo para la mayor parte de los músicos de jazz de la zona, pues en este distrito de ocio se concentraban casi todos los locales de música en vivo.

Este hecho inició la gran migración de los músicos de jazz hacia las ciudades del norte, y especialmente hacia Chicago, que gozaba por entonces de una agitada vida nocturna,​ con una poderosa escena de blues y ragtime, desde una década antes.

En 1987 el Congreso de los Estados Unidos de América declaraba al jazz como un «destacado modelo de expresión» y como un «excepcional tesoro nacional». Se ha señalado que el motor de dicho progreso ha sido la innovación, una particularidad que siempre ha estado presente en la historia de esta música, dirigiendo su evolución y caracterizando la obra de sus artistas más destacados al lado de una rama más tradicionalista.

Pero no sólo el jazz fue algo importante en los felices años 20 que tuvo la otra cara de la moneda no tan idílica. Otros acontecimientos tuvieron gran importancia.

Mientras James Joyce publicaba el ‘Ulises’, Carlos Gardel bailaba tango antes de morir, las mujeres se vestían a lo ‘garçonne’ y todo el mundo bailaba foxtrot y charlestón, Mussolini se alzaba como líder del partido fascista en 1922, en Múnich se intentaba dar un golpe de estado en 1923 en una cervecería y en 1929 caía la Bolsa de Wall Street.

Un poco de oscuridad en esa época tan dorada de la que todo el mundo se despertó de repente. Una pequeña tregua entre dos tiempos amargos que culminaron con una terrible guerra.

Pero la música nunca muere. Los estilos van pasando y también los gustos de la gente. Ahora, en nuestros años 20, el rap, el trap, el reguetón, sin olvidar el rock o nuestro flamenco.

En nuestro país se multiplican por toda la geografía durante los próximos meses, destacando los que se celebran en San Sebastián y Vitoria aunque la lista es larga en muchas localidades que se puede encontrar en internet para los aficionados y para los que lo serán si acuden a alguno. Madrid siempre ha elegido el mes de noviembre para convertirse en la capital internacional del jazz con conciertos, conferencias, debates y exposiciones.

Animo a buscar y escuchar jazz en cualquiera de sus evoluciones, que fueron muchas y variadas en estos 100 años. Seguro que encuentran algún estilo o a algún intérprete que le seduzcan.