“Sky Rojo”, el bombazo de Netflix para la primavera

Compartir

BettyGS

No es nuevo que la plataforma bajo pedido nos inunde cada semana con películas y series que, en algunos casos, no nos dejan indiferentes. En esta ocasión, la semana pasada, dentro de su lote y después de unas semanas donde Netflix estaba en horas bajas, estrenó su nueva serie “Sky Rojo” de los mismos creadores de “La Casa de Papel”, Alex Pina y Esther Martínez Lobato, en 170 países al mismo tiempo.

La historia arranca con la fuga de tres prostitutas tras un violento y brutal incidente con su chulo-Asier Etxeandia- que las tiene secuestradas en un club de carretera de la isla de Tenerife.

A partir de ese momento, las tres protagonistas- Verónica Sáchez, Laly Espósito y Yani Prado, envueltas en sus propias miserias, inician una enloquecida huida hacia delante, perseguidas por dos fieles esbirros al servicio del proxeneta, Miguel Angel Silvestre y Enric Auquec.

En medio de continuos flashbacks por el camino, les ocurrirá de todo. Los capítulos de solo 25 minutos cada uno, vuelan. ‘Sky Rojo’ es perfecta para darse un buen atracón y cepillársela en una tarde.

“Sky Rojo” al más puro estilo ‘Pulp Ficcion’ y salpicada por grandes dosis del humor más negro, es una peculiar road movie en medio de una isla, convertida en una infernal ratonera para ese trío de fugitivas.

Las tres intérpretes han sabido meterse a la perfección bajo unos personajes llenos de matices, de humor, de inocencia, de ingenio, ternura y drama. Eso solo lo consigue un buen guion que apuesta tanto por la historia, como por quien la protagoniza.

Ritmo frenético, violencia extrema, guion bien cerrado, personajes histriónicos perfectamente diseñados y trabajados, música exquisitamente elegida y una producción y montaje a lo grande, hacen de ella, la mejor y más digna sucesora de la emblemática serie de atracadores de “El Banco de España”, de la que por cierto, tanto y tan bien bebe.

Buena falta nos hacía en medio de la sequía seriéfila provocada por la pandemia, algo como “Sky Rojo”, una auténtica gozada de principio a fin.