Moda y Tendencias

Raquel Meroño resucita y sorprende ganando Masterchef Celebrity

Compartir
Master Chef Celebrity se ha consolidado, después de cinco temporadas como un éxito muy difícil de superar en ña pequeña pantalla, incluso por encima de sus “hermanos”. Y en esta ocasión ha tenido una ganadora que nadie discute.
Por BettyGS

No ha sido así con su compañero finalista, Florentino Fernández, bastante vilipendiado en las redes. Su forma de comportarse no ha gustado en las redes. En cambio, Raquel, ha sido una de los participantes más positivo durante las doce semanas que ha durado el concurso.

Raquel había desaparecido de los “rádares informativos” en nuestro país. Con diversas y muy diferentes apariciones televisivas, se dedicó, como empresaria, al negocio de la hostelería. Se casó y se divorció de su compañero con el convivía, Santi Carbones, el empresario que la intrujo en el mundo de la hostelería, con el que tuvo dos hijas gemelas, Daniela y Martina, en 2006.

Comenzó su carrera profesional a los 16 años, pasando modelos. Compaginó sus estudios de Periodismo con esporádicos trabajos en publicidad o televisión.

Dio sus primeros pasos dentro de la pequeña pantalla como azafata del concurso Uno para todas. Más tarde, en 1996, presentó el espacio Pelotas fuera (1996), de Antena 3 y en 1997, fue miembro del jurado del programa de la misma cadena Menudas estrellas.

Hizo un papel durante varias temporadas (entre 1998 y 2001) en la serie juvenil de Al salir de clase, donde fue Paloma. Su siguiente proyecto televisivo fue en 2001, el serial Esencia de poder (en Telecinco igual que la anterior). En el año 2003, decide dar un pequeño descanso a su carrera, aunque en el 2004 llegaría, el papel de Julia en la serie Paco y Veva de TVE. Y en 2005 participó en un episodio de Aída.

 Pero la vida de Raquel Meroño cambió drásticamente cuando nacieron las gemelas invirtiendo todo su tiempo en ellas y en crear su núcleo familiar en una villa de Bali, fuera de los focos.

La pareja pasaba por el altar en 2011 en Indonesia, en una ceremonia de lo más exótica por el rito balinés, cinco años después de que se convirtieran en padres de estas dos gemelas, que ahora tienen 14 años. “Con Santi he acertado de lleno, he tenido mucho ojo”, aseguraba haber conseguido a la persona perfecta para hacer frente a la maternidad.

La prensa los consideraba una de las parejas más estables del panorama social. Se compenetraban a la perfección y ante las cámaras parecía todo ir de maravilla. Pero, desgraciadamente, las cosas finalmente no saldrían como ambos esperaban.

Unos años después, en 2018, el “desgaste fruto de los roces de la convivencia tanto en el trabajo como en casa” les condujo a la ruptura.

“No tengo nada que decir. Sigo teniendo una familia muy guapa y muy hermosa”, explicaba con la discreción que le ha caracterizado siempre a este empresario.

Por su parte, la intérprete afirmaba estar “de maravilla” y que seguía compartiendo junto a él “casa, familia y trabajo”. 

“Cuando hay buen rollo no cabe otra opción. Se acabaron las ganas de estar en pareja. Y se acabó el amor pero no pasa nada”, quitaba hierro al asunto en Diez Minutos, “nos sigue apeteciendo hacer cosas juntos por las niñas”.

Ya en 2016 distanciada de la interpretación y de la televisión, limitando sus apariciones en  diversos eventos, ese año pone en marcha su tercer negocio, el restaurante Carbones 13, junto a su marido y una amiga. El local se encuentra en Tarifa.

En el 2018 es noticia, tras aparecer su restaurante destrozado debido a la tormenta Emma, apenas un mes después vuelve a ser noticias al anunciarse su separación.

 Y reaparece en televisión este año como concursante de MasterChef Celebrity, sorprendiendo a todo el mundo por su simpatía, “buen rollo” y, sobre todo, por su decisión y perseverancia en hacer las cosas bien que la llevaron a ganar el concurxo, incluso después de haber confesado al comienzo que nunca había entrado en una cocina.