Puigdemont detenido, a Pedro Sánchez le crecen los enanos

Compartir
Siempre me he demostrado muy enfadado con los que nos mencionaban la “Ley de Murphy” cuando algo salía mal (“Si algo malo puede pasar, pasará”) porque uno de mis defectos es que soy excesivamente optimista, pero lo que le está pasando a Pedro Sánchez en estos últimos años ya está llegando al límite. ¿Con cuántos problemas tiene que lidiar?
Manuel Vega

Por no remontarnos a la pandemia. los indultos y la renovación del CGPJ, problemas ya muy manoseados, en los últimos días un volcán le ha estallado en la cara y a Puigdemont le han detenido en Cerdeña las autoridades italianas por una orden del Tribunal Supremo.

El Gobierno estaba concentrado en la Mesa de Diálogo con Cataluña y en sacar adelante los Presupuestos Generales. Y aparece el expresidente catalán huido.

Pedro Sánchez necesita a ERC para mantener viva la Mesa y para la aprobación de los Presupuestos. ¿Qué va a hacer a partir de ahora el partido de Junqueras?

Un juez del Tribunal de Apelación de Sassari (Italia) ha dictado la puesta en libertad de Puigdemont después de tomarle declaración. Se inicia ahora un camino judicial que puede ser largo y difícil. Mientras tanto el país tiene que seguir caminando.

Carlos  (o Carles, como quieran)  Puigdemont es un personaje odiado por la mayoría y querido por unos pocos que le han mantenido hasta ahora en Bélgica a cuerpo de rey. Huyó de la justicia española cuando la gran mayoría de su Gobierno era recluido en la cárcel. Pero nadie de los seguidores del independentismo ha tenido el coraje de hacerle ningún reproche.

Desde Waterloo se creía con el poder de imponer sus ideas a toda Cataluña como Presidente “en el exilio”, pero no podemos olvidar que llegó a ocupar ese cargo de carambola. Sus seguidores incondicionales le han mantenido fuera de España con dinero que, en la mayoría de los casos, su obtención está en los tribunales y son muchos los que se sentarán en el banquillo acusados de malversación.

Puigdemont se ha convertido en un símbolo de los independentistas aunque su bagaje político sea gris tirando a negro. ¿Qué ha hecho en política al margen de declarar (muy forzado)  la independencia de Cataluña?  Que nos lo digan. Queremos saberlo. Nuestra conclusión es que es el “muñeco” en el que se apoyan unos cuantos para armar jaleo en las calles y una profesión muy bien remunerada otros.

¿Será el último problema serio con el que se va encontrar Pedro Sánchez en esta durísima legislatura que le ha tocado o voy a tener que dar mi brazo a torcer con la “Ley de Murphy?