Porsche Cayenne GTS un Gran Turismo muy deportivo

Compartir
En Porsche, las siglas GTS representan una dosis adicional de deportividad en todos sus modelos, tanto en diseño como en dinámica.
G. Pico Pérez

En un primer momento, la idea de que este modelo se ofreciera exclusivamente con tracción trasera no gustó a algunos directivos, al igual que la de montar los poco prácticos asientos deportivos. Las dos cosas se acabarían descartando. Sin embargo, el equipo de desarrollo se salió con la suya en el apartado mecánico, pues el Cayenne GTS recibió un motor V8 atmosférico en lugar de uno sobrealimentado.

El motor V8 de 4.8 litros, que en el Cayenne S entregaba 385 caballos (283 kW), alcanzaba en el GTS 405 CV (294 kW) gracias a un sistema de admisión mejorado. También se instaló de serie una caja de cambios manual de seis velocidades y, para aumentar aún más la agilidad, la relación de transmisión se redujo de 3,55:1 a 4,1:1.

En opción se podía elegir el cambio automático Tiptronic S de seis velocidades, que ofrecía una respuesta deportiva en sus transiciones. En materia de chasis, la suspensión recibió un ajuste específico en el GTS. Por primera vez, se combinó la suspensión de muelles de acero con el sistema de amortiguación controlada Porsche Active Suspension Management (PASM), un concepto que hasta entonces había estado reservado en Porsche para los deportivos de dos puertas.

El sistema Porsche Traction Management (PTM) no requirió modificaciones en la nueva variante GTS. En condiciones normales derivaba el 62 % de la fuerza del motor al eje trasero y el 38 % al delantero, si bien cada uno de los ejes era capaz de recibir toda la potencia a través de un embrague multidisco controlado electrónicamente, siempre que fuera necesario.

El primer Cayenne GTS, con su motor V8 de 405 CV (298 kW) debutó en el Salón del Automóvil de Fráncfort de 2007, tras la presentación de la primera actualización de la generación E1. Poco después llegó al mercado una edición limitada denominada Cayenne GTS Porsche Design Edition 3, con un color exclusivo y unos detalles interiores y exteriores que lo hacían único.

La segunda generación del Cayenne GTS (E2) se presentó en Pekín en 2012. La potencia del motor de ocho cilindros aumentó a 420 CV (309 kW), mientras que el equipamiento diferenciador del pack interior GTS destacaba por sus colores de contraste, que aportaban una imagen especialmente dinámica al habitáculo.

En la actualización de la segunda generación (E2 II) Porsche abandonó el V8 para montar un motor V6 en el Cayenne GTS, que fue presentado en Los Ángeles en 2014. En comparación con su predecesor, el V6 biturbo entregaba 20 caballos más y 85 Nm adicionales de par.

La actual generación (E3) cuenta con dos versiones GTS que se lanzaron en el año 2020: el Cayenne GTS y, por primera vez, el Cayenne GTS Coupé. De nuevo, se volvió al V8, aunque en este caso con un motor de cuatro litros biturbo, de 460 CV (338 kW) y 620 Nm, que genera un sonido intenso. Ambos vehículos se caracterizan por sus excelentes cualidades dinámicas y una estética diferente, y continúan la historia de éxito de esta variante deportiva del SUV de Porsche.