‘Pan de limón con semillas de amapola’ adaptación del bestseller de Cristina Campos

Compartir
Entre los estrenos de este fin de semana hemos elegido esta entrega, dirigida por Bemito Zambrano, una historia de secretos familiares ambientada en la isla de Mallorca que aborda el fenómeno de la maternidad, y también de la adopción desde una perspectiva diversa y a la vez complementaria.
BettyGS

Con motivo de una herencia inesperada y misteriosa, las hermanas Marina (Elia Galera) y Anna (Eva Martín), se reencuentran en el pueblo de su infancia. Con la vida aparentemente resuelta, a las dos aún les quedan conflictos por resolver, de un pasado compartido y de su futuro más inmediato.

Marina, médico de una ONG enamorada de un joven compañero, se plantea adoptar, mientras que Anna, madre de una adolescente, sufre por la caída en desgracia de su marido, acusado de corrupción.

Zambrano y su coguionista –la propia escritora Campos– entretejen estas y las demás tramas de manera paulatina, sin recurrir a estridencias ni efectismo, fiándolo todo al drama y a la veracidad de las interpretaciones. Emocionante y comprometida.

Algo más que puede interesar.

La ausencia de hombres en la película, para Benito Zambrano, el director. Es algo que tiene muy claro: “Cada vez somos menos necesarios en la medida en que la mujer es más independiente y tiene más recursos. La tecnología ayuda. Yo vivía en una casa sin agua corriente ni frigorífico y mi madre tenía que ir al pozo a lavar la ropa. La mujer se ha podido liberar de muchísimas cargas y si es independiente económicamente puede hacer con su vida lo que le da la gana. Además es más activa en sectores culturales y demuestra más deseo de aprender. Yo doy cursos de interpretación, y la mayoría de alumnas son mujeres. Aun estando más preparadas se siguen formando, los hombres somos más soberbios y orgullosos”.