Los hábitos buenos…¡SANAN!

Compartir
Ahora que termina el año es buen momento para hacer examen de conciencia: lo que hemos hecho bien, lo que hemos hecho mal y lo que podíamos haber hecho mejor. Desde el punto de vista de la salud puede que nos hayamos dejado cosas importantes de lado. Aprovecha estas fechas para hacer borrón y cuenta nueva. 
Jesús Serrano

El mes de enero es el mes de los propósitos. De esos propósitos saludables que nunca empiezan a cumplirse antes del 7 de enero (después de reyes) y que dejan de cumplirse antes de fin de mes: gimnasios llenos, nutricionistas que no dan a vasto, métodos antitabaco desbordados, etc. El 90% abandona llegada esa fecha… Muchas veces se dejan de cumplir por falta de motivación o seguimiento. Somos humanos, animales de costumbres y esos hábitos son difíciles de cambiar. Una vez cambiados, se quedan de por vida… 

Los que me conocéis y me leéis con frecuencia sabéis que es una de mis obsesiones. Los hábitos saludables sanan más que ninguna otra cosa. Que los adquiráis es una prioridad. Todas las lesiones mejoran o se curan por completo haciendo las cosas bien. Pero no hay que obsesionarse con hacer miles de cosas. Sino con hacer pocas cosas un poco mejor. Cada mes, cada semana, mejorando costumbres… Y así se empiezan a cambiar los hábitos…

Hay que dejarse ayudar… En el campo del deporte hay que apuntarse a algo. Alguien que te enseñe, que te anime, que te motive… Aunque sea una vez cada 15 días. Pero no fallar… ¡Constancia! Hacer lo que te digan… Pasados unos meses verás los resultados. Y lo más importante: el cuerpo te pedirá actividad física…

En la alimentación recomiendo acudir al nutricionista. Aunque a veces funciona leer de nutrición a diario. Porque si entiendes de nutrición, comer bien cobra sentido. ¡Y ya cuesta menos! Hacer dieta es un infierno. Hay que aprender a disfrutar de la comida saludable. Porque una verdura bien cocinada llega a ser más apetecible que una pizza ultraprocesada. Y el cuerpo te lo hará ver… Te sentirás mejor. Te hará mucho bien… 

Y llegamos al descanso… Es importantísimo dormir bien. Si no se duerme lo suficiente el cuerpo y la mente no se reparan. No tenemos fuerzas para afrontar el día. Ni ganas de hacer las cosas bien. Es una pescadilla que se muerde la cola. Si entrenas y comes bien, descansaras mejor. Y si consigues dormir tendrás energía para la entrenar y cocinar… Ponte un horario, cena pronto, huye de las pantallas y no te lleves cosas del trabajo a la cama… ¡Resetéate cada noche! 

Y todo esto repara… Las lesiones regeneran mucho antes y mejor. El aumento de masa muscular sana. Los nutrientes sanan. El descanso sana. Lucha por mejorar hábitos. Una vez adquiridos ya no cuesta hacer las cosas bien. O por lo menos cuestan muy poco. Si necesitas ayuda búscala… Empieza el año bien y lo terminarás aun mejor… ¡Palabra de fisio! 

Jesús Serrano, Fisioterapeuta/Clínica Improve/Club Deportivo El Estudiante