Depresión y Deporte

Compartir
La depresión se ha convertido en unas de las principales amenazas para nuestra salud. Un problema serio, que crece exponencialmente en las grandes ciudades en la misma medida en que aumenta el estrés y los hábitos de vida sedentarios y poco saludables.

El deporte a su vez, se ha convertido en la prescripción médica por excelencia para disfrutar de una buena calidad de vida. Con ello contribuimos a reducir el riesgo de cáncer, osteoporosis, diabetes, ictus, arritmias y un innumerable listado de enfermedades desagradables. Pero también es la recomendación número uno entre los nutricionistas para controlar el peso, regulando el apetito y equilibrando la ingesta y quema de calorías diarias. También es la instrucción básica de los fisioterapeutas para evitar y recuperar lesiones, pautando ejercicios de fuerza como principal remedio para evitar volver a su consulta. ¿Pero te has planteado los beneficios del deporte para la salud mental?

No es de extrañar que psicólogos y psiquiatras hayan ido incluyendo paulatinamente esta receta como norma esencial para evitar y escapar de lugares oscuros a los que este estilo de vida nos conduce en ocasiones. Esto tiene una explicación química, puesto que cuando realizamos actividades físicas generamos sustancias en nuestro organismo que nos hacen sentir bien, llegando a ser incluso adictivas, pero también tiene impacto en nuestra mente. Es realmente complicado estar enfadado, triste, o enfurruñado mientras haces deporte.

Un ejercicio que siempre despierta una sonrisa es el de mandar a un niño pequeño que esté enfadado, o triste, saltar. Le durará el enfado lo que dura un salto.

Pero también tiene que ver con la realización. De darle un sentido al día a día más allá de las obligaciones profesionales y personales. De vencer la pereza y sentir ese orgullo de ir cumpliendo objetivos. De disponer de un tiempo para uno mismo, donde tener espacio para reflexionar y desconectar. Un lujo al alcance de todos y que no todos acogen, aun conociendo los beneficios.

¿Te has fijado en el aspecto y actitud de un animal enjaulado? Aunque lo olvidemos en ocasiones, somos animales y necesitamos disfrutar de la actividad y de la libertad. Cuando nos privas de ambas, nos vamos apagando y consumiendo.

No te pongas más excusas. Si no practicas deporte, no esperes a mañana. No esperes a estar en un lugar oscuro físico, o mental. Lo tienes a tu alcance y hoy es un día fantástico para empezar. Da igual el tipo de deporte, o el tiempo que le dediques. Solo empieza. Lo agradecerás y lo agradecerán los que te rodean.

Gustavo López Van Dam/ Coach y deportista extremo