Las funciones más importantes del Administrador Social en cualquier empresa

Compartir
Éste, es el que representa a la sociedad con terceros, la organiza, la dirige, toma decisiones, etc. En definitiva, es el garante y responsable de las decisiones empresariales.
Marcela Reigia

La administración social puede ser de diferentes tipos: administrador único, varios administradores (mancomunados o solidarios; pueden actuar conjuntamente o por separado) o un consejo de administración (varios miembros en forma de Consejo deciden sobre la gestión social).

¿Qué funciones tiene la administración social? Con independencia de la forma que se elija, las principales funciones del administrador son representar y gestionar la sociedad, dando cumplimiento a las exigencias mercantiles de la Ley de Sociedades de Capital. 

La representación de la sociedad viene motivada, por que una persona jurídica, es decir, una empresa, precisará de un representante, persona física, para actuar en su nombre, así el órgano de administración en la forma que ostente será el encargado de representar a la empresa en sus relaciones con terceros a través de una persona concreta.

Además de representar la sociedad, también, ostenta la facultad de otorgar poderes a terceros, ya sean limitados, para acciones concretas o amplios, abarcando numerosas labores; ejemplo: Poder actuar ante una entidad bancaria, representar a la empresa en un proceso judicial, etc.

La Ley de Sociedades de Capital, recoge expresamente algunas funciones propias de la administración social. No obstante, dichas funciones son numerus apertus, puesto que pueden ampliarse, por otras disposiciones legales, o por las propias funciones que la Junta de Accionistas o los Estatutos. Entre otras cabe destacar:

  • Convocar la Junta General; Recibir las notificaciones dirigidas a la sociedad; Presentar en el Registro Mercantil la escritura de constitución; Llevar el libro registro de socios y custodiar la documentación de la sociedad; Formular las cuentas anuales y asegurar su depósito en el Registro Mercantil; Informar a los socios sobre aspectos incluidos en el orden del día de una Junta; Elaborar los informes correspondientes en casos de aumento de capital, reducción de capital, fusiones y escisiones; Atender al derecho de información y demás derechos de los socios; Impugnar acuerdos de la Junta General que sean nulos o anulables; Instar la disolución de la sociedad cuando se incurre en causa legal para ello.

¿Quién puede ser administrador? Los administradores, pueden ser personas físicas o jurídicas. No obstante, en caso de personas jurídicas, es decir, empresas, debe designarse a una persona física que realice las funciones del cargo. En ningún caso, será necesario, salvo pacto en contrario que el administrador sea socio de la mercantil, y nunca podrán ser administradores: los menores de edad no emancipados, los judicialmente incapacitados y las personas inhabilitadas para desempeñar tal cargo.

El nombramiento de administrador debe ser aceptado por el interesado e inscrito en el Registro Mercantil.

Por último, cabe destacar que tienen responsabilidad por todas las acciones que llevan a cabo derivándose incluso posibles acciones penales, así como la inhabilitación del cargo. En definitiva, ser administrador es una gran responsabilidad y responderemos por cada una de nuestras acciones si ejercitamos dicho cargo.

Marcela Reigia Vales.

Abogado.

www.reigiavales.com