La recogida de podas sigue siendo un problema en las urbanizaciones y zonas residenciales

Compartir
La recogida de podas en las urbanizaciones de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes suele generar bastantes problemas por la presunta falta de cumplimiento de la normativa existente por parte de algunos propietarios y comunidades de vecinos.

El problema generalmente suele ser el mismo y se ocasiona por la falta de espacio en los recipientes o contenedores dispuestos para el alto volumen de poda que se genera en las zonas residenciales de las urbanizaciones.

Según la legislación vigente, en el caso de Alcobendas, los restos de poda son tratados como residuos orgánicos y hay que depositarlos en el contenedor marrón, pero, solo los restos de tierra y hojas secas pueden depositarse en estas basuras. Las ramas de los árboles deben tratarse de forma distinta.

En el caso de Alcobendas, solo el distrito de urbanizaciones tiene a su disposición este tipo de cubos exclusivos para los restos de la poda. Es la entidad de conservación, en el caso de tenerla, la encargada de recoger los restos de poda depositados en el cubo verde colocado en las diferentes zonas residenciales del distrito.

Si no se tiene entidad de conservación, son los propietarios de las viviendas, como por ejemplo los residentes en Fuente Hito, los encargados de llevar las ramas de los árboles, en el caso de tenerlas, junto con los restos de poda, al punto limpio más cercano, donde se encargarán de tratarlas de la forma más adecuada.

Otra opción es contactar con servicios de recogida de podas, utilizarlas como leña o para hacer su propio compost.

En caso de no cumplir estos requisitos y se decide no depositar los restos de poda en el cubo de basura correspondiente, el ayuntamiento puede incoar de oficio cualquier expediente sancionador ante el incumplimiento de la normativa.

Como ven en la imagen, en el Encinar de los Reyes no se respeta el uso de los contenedores ni se cumple la normativa. Pero no es la única zona residencial donde sufren este problema de mala praxis. Lo cierto es que es una problemática que sucede en casi todos los espacios geográficos eminentemente residenciales de los municipios.