La Nueva Anormalidad

Compartir
Que levante la mano quien no haya pedido un “Glovo” en el último mes. Qué levante la mano quien no haya adquirido el hábito de pedir JustEat para cenar los viernes o los fines de semana. Que levante la mano quien se crea que la consolidación de este tipo de plataformas en España, es fruto de la casualidad. Que levante la mano quien se crea que ha sido él o ella quien ha decidido que pedir algo a través de este tipo de aplicaciones, forma parte de su elección personal.

En los últimos años, este tipo de empresas, “los nuevos unicornios” según muchos expertos en el ámbito empresarial, están proliferando en nuestro país. La Pandemia fue el aldabonazo definitivo para que ocupasen un lugar preponderante en nuestras vidas y ahora a todo el mundo le parece normal pedir sushi los lunes, empanadillas venezolanas los martes, hamburguesas los miércoles, comida vegana los jueves, paella los viernes, pollo frito los sábados y comida peruana los domingos. Su poder es tal, que hoy en día todos hablamos de “riders”, la mayoría conocemos el problema de los falsos autónomos e incluso en algunos foros generalistas y especializados se desliza abiertamente la máxima de que estas grandes plataformas han sido poco menos que los salvadores de la maltrecha hostelería española, tan golpeada por la Pandemia.

Increíble, pero cierto. Ante semejante supremacía, yo me pregunto: ¿Qué valor real aportan estas plataformas a nuestra sociedad? ¿Juegan con las mismas reglas que el resto de empresas? ¿Cuál es su misión y su visión empresarial? ¿Qué tipo de acuerdos mantienen con los establecimientos que se adhieren a ellas? ¿Por qué principalmente están con ellas las grandes cadenas multinacionales de comida? ¿Por qué pueden permitirse gastar millones de euros en publicidad? ¿Por qué están presentes patrocinando las mejores competiciones deportivas?

Si tienes un local o establecimiento de comida, me encantaría conocer tu opinión sobre estos nuevos “jugadores” y que me explicases en primera persona tu experiencia con ellos. Y por supuesto, si formas parte de cualquiera de estas empresas, estaré encantadísimo de que me resuelvas todas estas preguntas y muchas otras que tengo en el tintero.

Y ahora me dirijo a ti. A ti que utilizas estas plataformas frecuentemente. ¿Por qué lo haces? ¿Por comodidad? ¿Por la variedad de productos que tienen? ¿Por los precios competitivos que son capaces de ofrecer? ¿Porque prefieres comer en tu casa y no en un restaurante rodeado de desconocidos?… estoy deseando saber por qué lo haces.

Ante esta nueva anormalidad, me dirijo a ti para pedirte que si eres de los que te gusta pedir sushi los lunes, empanadillas venezolanas los martes, hamburguesas los miércoles, comida vegana los jueves, paella los viernes, pollo frito los sábados y comida peruana los domingos, pruebes a pedirlo directamente en la Web del restaurante o haciendo una llamada telefónica como hacíamos antaño… por lo menos hasta que los establecimientos de toda la vida sean capaces de seguir compitiendo directamente contra estos “Gigantes” de corazón de hierro que tanto poder están acumulando y que tanta ayuda están prestando a nuestros queridos restaurantes… ¿o es que será mentira que no están ayudando? Atento a vuestros comentarios

El Salmón Nocturno