José Tomás, ese torero inexplicable, vuelve después de tres años

Compartir
No se le esperaba, a excepción de sus devotos que no esperan ver la noticia en los medios de comunicación, pero José Tomás da un vuelco al mundo taurino y vuelve, en solitario, este domingo en Jaén.
Manuel Vega

Cada vez es más difícil asistir a una corrida del maestro de Galapagar. Esta reaparición, anunciada en marzo, consiguió, en sus primeros días de la puesta a la venta las 10,500 entradas que completan la plaza de Jaén, no dejar ni un asiento libre.

Hubo gente que durmió en la Calle de la Victoria de Madrid para no perderse un billete o muchos, ya que esta vuelta del madrileño habrá hecho las delicias de los “reventas”, ya sea en la calle o en internet a través de la taquilla virtual que puso en marcha la propia empresa. Se ha publicado que todo se agotó en apenas dos horas. Incluso se ha cogido a más de uno con entradas falsificadas.

Que José Tomás es todo un fenómeno es algo que no tiene duda y que, incluso, produce episodios histéricos. En la hostelería es prácticamente imposible reservar una mesa y en los hoteles una habitación, tal y como han confirmado las asociaciones de hosteleros y hoteleros de la ciudad. Se esperan más de 10.000 personas procedentes de toda la geografía nacional y también de otros países como Portugal, Francia, México, Colombia o Venezuela.

En este día, Jaén entero será una fan zone. Volveremos a encontrar rostros y caras que no han vuelto a pisar una plaza de toros desde 2019 en Granada, renegando de todo lo demás. Un ambiente de fervor mitómano.

Hace 5ó 6 años que no se ve al torero de Galapagar en una plaza, a excepción de cuatro que realizó en este tiempo y como hace mucho que no permite una televisión en sus corridas. Nos tendremos que conformar con esos minutos de rigor que dan a las diferentes cadenas.

Pero habrá algo que no existía antes: los móviles. Cada teléfono de los 10.500 espectadores que caben en la plaza de Jaén hará las veces de unidad móvil, inundando las redes de la tarde de José Tomás prácticamente en directo. En buena lógica habrían de requisar los móviles a la entrada, pero van entrar y lo van a hacer.

Este artículo que he querido hacer de la vuelta de José Tomás me trae a la memoria la última vez que tuve la suerte de verle en directo. Fue en Las Ventas, al sol y la parte más alta de la plaza. O sea, la más barata pero que me costó un pastón en la reventa y era lo único que quedaba.

Pero no me arrepiento en absoluto. Para mí, como titulo, es un torero inexplicable. El que no sienta algo viendo pasarse el toro tan cerca con pases magistrales a los que nadie puede poner un pero se lo tiene que ver. O es “animalista” y va con una idea ya preconcebida. El manejo del capote y la muleta de José sólo lo puedo comparar con esos lances únicos con el capote de Morante de la Puebla, ya sólo Morante, cuando quiere y tienen un toro para hacerlo. Pero esta ya es otra discusión.

Volverá de nuevo en Agosto, en Alicante, pero olvidaros, tampoco queda ya una sola entrada.