Joel y Ethan Coen se separan después de 40 años

Compartir
Joel y Ethan Coen se separan. O, mejor dicho, Ethan deja el cine, al parecer para dedicarse al teatro. Dejarán de trabajar juntos, sin acritud, sin rencor. Simplemente porque Ethan, el más pequeño de los dos (nació en 1957, y Joel en 1954) necesita otros estímulos.
BettyGS

Era del dominio público que los Coen dirigían a medias. Uno más centrado en la parte visual y otro en el trabajo con los intérpretes. Si se revisan las bases de datos más fiables, en la filmografía de los hermanos veremos que Ethan está siempre consignado como director sin acreditar, del mismo modo que Joel producía, pero no aparecía como tal. Ethan no quedó constatado oficialmente como codirector hasta ‘The ladykillers’ (2004). No es el mejor filme de los Coen, pero si el primero en el que Ethan compartía créditos directivos con su hermano. 

Secreto fraternal

Por qué no fue así hasta entonces es un secreto compartido por los dos hermanos. El reparto del trabajo, según habían decidido ellos mismos de puertas afuera, era el siguiente: Joel director, Ethan productor y ambos guionistas. Pocas veces habían roto esta asociación que se presumía eterna.

Además de las plículas propias, Ethan y Joel han producido juntos filmes de otros directores y también han estado detrás, aunque no de forma muy activa, en la antología televisiva inspirada en su filme ‘Fargo’, con cuatro temporadas hasta la fecha.

Dos décadas prodigiosas

La realidad es que, a pesar de no aparecer acreditado, Ethan tuvo mucho que ver, en cuanto a la realización, en ‘Sangre fácil’, ‘Arizona baby’, ‘Muerte entre las flores’, ‘Barton Fink’, ‘El gran salto’, ‘Fargo’, ‘El gran Lebowski’, ‘O Brother’, ‘El hombre que nunca estuvo allí’ y ‘Crueldad intolerable’, las películas que hicieron en dos décadas, de 1984 a 2003.

A partir de entonces, Ethan compartiría oficialmente crédito con su hermano en calidad de director. Y si bien es cierto que estos otros dos decenios no han sido tan rotundos en cuanto a la originalidad de su cine, cuentan con piezas maestras como ‘No es país para viejos’ –posiblemente lo mejor de toda su filmografía junto a ‘Arizona baby’, ‘Muerte entre las flores’ y ‘Fargo’, ‘A propósito de Llewyn Davis’ y el wéstern de episodios ‘La balada de Buster Scruggs’.

Ethan ha logrado junto a su hermano cuatro Oscar, al mejor guion por ‘Fargo’ en 1996, y en las categorías de película, dirección y guion por ‘No es país para viejos’, en 2007, además de la Palma de Oro en Cannes por ‘Barton Fink’, en 1991. Se da la paradoja de que, en el festival francés, Joel ha ganado tres veces como director (‘Barton Fink, ‘Fargo’ y ‘El hombre que nunca estuvo allí’), cuando hoy se sabe que dirigieron a medias. 

Muy buen rollo entre hermanos para que estos premios, y el prestigio que comportan, no resquebrajara una sólida relación que se ha prolongado durante casi 40 años. Veremos si en ‘The tragedy of Macbeth’ se echa en falta la mano de Ethan. Todo un desafío para Joel.