El “Interrail”, una forma diferente de romper la rutina para los más aventureros

Compartir
En estos meses muchos ya saben dónde pasar los días de descanso de los que van a disfrutar. Hay opciones para todos los gustos y esta que vamos a proponer es muy diferente, tal vez, a lo que estamos acostumbrados. Más barata, sin maleta y con mochila y, a la vuelta, muchas anécdotas y más conocimiento cultural.
LMN

Esta opción no es nueva. Ha habido, al menos, una generación de mochileros que ya lo han disfrutado. Este pase de ferrocarril permite viajar por hasta 33 países de Europa durante un periodo de tiempo determinado, en función de lo que cada viajero elija.

Este año se conmemoran los 50 años de este invento que ha sido la forma más flexible para que los viajeros europeos se conecten con sus amigos, familiares y compañeros de viaje en viajes multidestino. 

El Interrail Pass se creó como una oferta única, alentando a los jóvenes europeos a explorar su entorno y vincularse a través de valores y experiencias comunes. Desde entonces, más de 10 millones de viajeros europeos han seguido su curiosidad, ampliado sus horizontes y conectado con su herencia y valores europeos compartidos a través de 250 000 km de rutas en 33 países.

Con la continua expansión de la red de trenes europea, el desarrollo de nuestras relaciones con socios de movilidad y el crecimiento del movimiento de viajes responsables y sostenibles, creemos que el Interrail Pass está en camino de despertar la curiosidad de las generaciones venideras. 

Consejos útiles

Si vamos a realizar el Interrail, hay que tener en cuenta que es un viaje exigente y, por ello, hay que ir preparado. La comodidad y la utilidad son los valores más importantes para realizar un viaje de este tipo, por ejemplo a la hora de elegir el equipaje, porque hay que tener en cuenta que estaremos con la mochila a la espalda durante todo el viaje.

También hay que pensar en la ropa más adecuada para cada ocasión, ya que estaremos en ciudades y pueblos donde no se requiere una vestimenta específica, pero si se opta por visitar montañas, como las de Suiza o Austria, hay que ser precavidos en cuanto al calzado y ropa.

El comer y el dormir también estará determinado por el presupuesto a disposición para gastar en el viaje. Si lo que queremos es reducir costos hay que buscar los alojamientos con antelación. Algunos optan por elegir los viajes en tren por las noches, así duermen en el propio tren y no hay que pagar alojamiento.

Lo que no se puede hacer es no probar nada de la comida local: aunque queramos gastar poco dinero, es importante probar los platos más típicos de cada lugar que se visite. Es un viaje en el que debemos adquirir conocimientos sobre la cultura, pero también sería ideal que probásemos su gastronomía.

Posibles rutas

Una vez vistos los datos técnicos del viaje, hay que hablar de las rutas. Cada uno se puede organizar el viaje como quiera, pero algunas de las rutas más populares son: 

La imprescindible:

Especialmente indicada para aquellos que no hayan viajado por Europa anteriormente ya que pasa por las ciudades más emblemáticas del continente como: Milán (Italia), Venecia (Italia), Múnich (Alemania), Viena (Austria), Budapest (Hungría), Praga (República Checa), Berlín (Alemania), Ámsterdam (Países Bajos), París (Francia) y Niza (Francia).

La greco-romana:

Para aquellos fascinados con la historia y la cultura de la Antigua Grecia y del Imperio Romano. Es una de las rutas más originales, más mágicas y más bellas, pero que no muchos conocen: Roma (Italia), Nápoles (Italia), Brindisi (Italia), Patras (Grecia), Corinto (Grecia), Atenas (Grecia) y Tesalónica (Grecia).

La otra Europa:

Un recorrido por los países hacia la mitad norte europea y omitiendo las ciudades más emblemáticas de Europa, como París o Roma. En este recorrido destacan ciudades como Londres (Gran Bretaña), Ámsterdam (Países Bajos), Berlín (Alemania), Copenhague (Dinamarca), Oslo (Noruega), Estocolmo (Suecia), Helsinki (Finlandia) y Tallín (Estonia).

Balkan, Balkan

Los Balcanes son una zona del continente bastante desconocida para los turistas, pero que guarda una increíble belleza. Ha sido una zona muy atacada por las guerras, pero aun así no ha perdido su encanto. Esta ruta de Interrail es ideal para aquellos que ya conocen el resto de Europa y quieren repetir experiencia sin salirse de Europa: Sarajevo (Bosnia), Podgorica (Montenegro), Belgrado (Serbia), Bucarest (Rumanía), Sofía (Bulgaria) y Estambul (Turquía).

Nivel experto:

un recorrido que te permite conocer otros puntos bellos del continente sin pasar por las ciudades más conocidas de cada país: Gante (Bélgica), Brujas (Bélgica), Róterdam (Países Bajos), Leipzig (Alemania), Varsovia (Polonia), Budapest (Hungría), Belgrado (Serbia), Sarajevo (Bosnia-Herzegovina), Zagreb (Croacia), Bolonia (Italia) y Lyon (Francia).

A partir de estas rutas cada uno puede personalizar el viaje a su gusto o incluso montar su ruta propia. Un viaje de Interrail es muy interesante ya que permite conocer muchos países en un mismo viaje, conociendo varias culturasgastronomías e innumerables monumentos… de un modo que no resulta excesivamente caro. Esta es la principal razón por la que se trata de un viaje muy popular entre los jóvenes europeos.

Consigue toda la información necesaria en https://www.interrail.eu/es