Privacidad y Seguridad en el mundo Digital

Compartir
En la actualidad nos enfrentamos a nuevos desafíos en el mundo digital. Mi móvil, la red de mi trabajo, el ordenador de casa, la cámara de tráfico de la esquina. Hoy ninguno de estos puntos, es en sí un lugar aislado y seguro, al contrario, todo está interconectado, tus datos son públicos a no ser que decidas lo contrario expresamente.

Por otro lado, ese botón de: “aceptar todo” llamativo, en cambio el otro: “configurar” tan gris que casi ni se ve. Recordemos que quienes crearon la internet no lo hicieron para que fuera segura.

Una conversación en casa, la puede estar escuchando un servidor en Macondo, una foto de tu viaje a Arcadia se está usando en una plataforma de hacking para hacer ingeniería social y averiguar tu nacionalidad o tu número de teléfono. Gracias al collar de tu perro, saben a qué horas sales a caminar, las cookies de tu búsqueda la otra noche, le sirvieron a un comercio de baja reputación para ofrecerte a través de un anuncio, una ganga de oferta, que pillaste sin chistar. Has votado en las elecciones pasadas y no te atreves a comentar con tus conocidos lo que has votado, los contenidos que consumes te llevaron a hacerlo. Tal vez la prueba de una relación del pasado de tus padres, solo se puede demostrar por unas fotos viejas en un cajón de difícil acceso, pero la tuya con aquella persona en esa isla del Caribe tan paradisiaca, ¿Cuántos lo saben?, ¿las borraste antes o después de actualizar tu teléfono con la nube?

Hoy somos activos digitales dentro de un mundo completamente globalizado y sí, digital. Recuerdas aquel pasado que la calidad de un producto, venia marcada por un fabricante y un país. Hoy no es así, todo se fabrica en Narnia y se termina consumiendo en todos lados, las letras pequeñas de las cosas que compramos son muy difíciles de leer. Además, ese comercial de anoche con ese galán de la tele no puede estar equivocado, compras y punto.

Es verdad que para conocer sobre una publicación científica o un libro reconocido ya no tenemos que hacer lo que nuestros abuelos, que llamaban a la biblioteca de Alejandría y tras hacer una transferencia monetaria por el servicio y el envío, recibían una copia del artículo vía correo postal. Hoy todo está al alcance de la mano, desde lo más verídico y demostrado hasta lo que no ha puede demostrar. Lo mismo terminas creyendo que la tierra es plana porque escuchaste una teoría de un terraplanista.

Entonces la privacidad y el consumo de información están extremadamente ligadas a canal digital hoy en día, y debemos cobrar consciencia de este hecho.

De nada vale pensar que no tengo nada que ocultar, fíjate en los ejemplos anteriores y piensa cuanto valor das a tu identidad digital y cuanto pueden ganar con tu descuido y poca privacidad.

Unos ajustes de privacidad en tus dispositivos y redes sociales pueden marcar una diferencia entre proteger tu anonimato, o ser un activo digital que genera ganancia.

Pensemos en una arista todavía peor, tus propios hijos, sobrinos o nietos. Debes plantearte que ellos son aún más vulnerables, que necesitan protección también en el mundo digital y créeme que en muchos casos, terminan teniendo mayor control de internet que nosotros mismos.

Ahora después de leer todo esto, ¿cuánto te has creído? ¿He sido convincente? no te dejes llevar por esa impresión y contrasta lo que te he contado, lo mismo yo también quiero algo de ti y termino obteniéndolo, o solo quiero llenar de dudas todas tus certezas. ¿Quién sabe?

Autor: Jorge Luis Riverón – IT Pre-Sales Engineer en Auditech