El traje del emperador… ciudadanita de Alcobendas

Compartir
Se dijeron liberales los naranjas ora de derechas, ora de centro, ora de izquierdas. Se presentaron garantes de una suerte de ecuanimidad oportunista para evitar extremos. Pero… garantes sin garantía, captado que fue el voto, obtenidos sus cinco concejales -ya reducidos a cuatro- se vendieron a un protagonismo que no les dieron las urnas ni votaron sus votantes.
Ramón Cubián

Y se sumaron a la estrategia de la trampa y del populismo barato de la radical izquierda. Se entregaron, cual comparsa, a la socialcomunista farsa silvando sonrientes la melodía roja que los sienta en un trono de atrezzo que los pícaros rojos les vendieron como traje a medida.

Preocupados por su sillón, ocupados sólo por el buen tono de su vestuario buenista de la traición practicada -ingenuos o maldadosos- escucharon embelesados el relato de los sastres de la izquierda. El podemita pinta patrones y el socialista corta telas, les ofrecieron fabricar el paño más suave y delicado que pudieran imaginar. Esta prenda, añadieron, tenía la especial capacidad de ser invisible para cualquier estúpido incapaz para su cargo.

Como no, el garante sin garantía, compró el traje y pagó con sus votos traicionados todo cuanto le pidieran los hacedores de la izquierda.

Los pícaros rojos hacían ver que trabajaban en la ropa, en el trono, en el atrezzo del entronado feliz -ingenuo o maldadoso-, utilizando a placer los frutos de los escaños arrebatados, para buen fin de su estrategia de izquierdas.

Nervioso el alcalde -el naranja desvestido por la izquierda- dudó acerca de si él mismo sería capaz de ver la prenda… y llamó a sus concejales, a los tres que le quedan. Simulando mirar con atención, aparentando admirar la vestimenta, ninguno admitió que era incapaz de ver la ropa y enfáticamente alabaron sin pudor la elegancia de su puesta.

Vestido de gala, de encumbrado trono, la propuesta de cuentas 2022 para Alcobendas. Presupuesto desastre, cuarenta y tres millones de deuda, de gasto disparado sin estrategia. Sin previsión alguna, sin plazo, sin amortización prevista ni intereses en cuentas. El gasto por el gasto tan propio de la izquierda.

Otros vendrán y arreglarán las arcas que destroza la izquierda… con el alcalde naranja de atrezzo desnudo saludando desde la palestra.

Ocultaron los sastres del desastre -los rojos socios que patronan y cortan la tela- que el Tesorero Municipal alertaba de las cuentas; que la Interventora General las reputaba contrarias a legal norma; y que la Secretaria General del Pleno reprochaba la ilegal formación del expediente que las sustenta. Ocultaron el desastre y ordenaron vestir la prenda.

Pero no contaron con nosotros, les pusimos en evidencia y a voces denunciamos que son ilegales; son falsos e ilegales a más de comunistas en radicalidad extrema.

Evidenciamos que nada viste al desnudo alcalde naranja que firma o le hacen firmar -ingenuo o maldadoso- las cuentas de la izquierda.

Y todo el ayuntamiento empezó a cuchichear y, poco a poco, a alzar la voz señalando que al alcalde se le veían las vergüenzas.

Acabará o no el desfile… pero de momento con sus manos tapando lo que no tapan las cuentas, se han visto obligados -por el PP y los funcionarios habilitados nacionales- a rehacer el traje.

Así están estos prendas.

Ramón Cubian/ Portavoz del PP en Alcobendas