Paul Auster se pregunta por el uso de las armas y la violencia en EE UU

Compartir
La legislación de las armas de fuego y sus duras consecuencias centran este libro de un Paul Auster cuya serenidad argumentativa es original, irónica y contundente.
Manuel Vega

Nuevo ensayo del autor Paul Auster que se enfrenta aquí a un duro dilema que marca la propia historia de su país, Estados Unidos.

“Un país bañado en sangre” nos adentra en una parte biográfica del autor, así como en anécdotas históricas y un análisis certero de los datos, y acompañado de las impactantes fotografías de Spencer Ostrander sobre el uso de las armas en dicho país.

Durante el recorrido de sus páginas el autor narra cómo con diez años era un gran tirador, y cómo su abuela disparó y mató a su abuelo cuando su padre tenía seis años, una circunstancia que marcaría para siempre a su familia.

Se sirve a sí mismo en un completo análisis de su sociedad donde las armas están en debate siempre. Actualmente, hay más armas que personas en Estados Unidos, y cada día más de cien estadounidenses mueren a causa de ellas y otros doscientos resultan heridos.

Estos números son tan catastróficos y desproporcionados con respecto a lo que sucede en otros países del mundo, que solo cabe preguntarse por qué. “¿Por qué Estados Unidos es tan diferente y por qué somos el país más violento del mundo occidental?”, escribe Auster.

Sinopsis

Pocas familias hay en Estados Unidos que no hayan tenido relación con las armas. Y muchas de ellas, han vivido algún tipo de desgracia relacionada con armas de fuego. Y la familia del escritor Paul Auster no es una excepción.

Cuando el padre de Paul Auster tenía tan solo seis años, su abuela disparó contra su marido, matándolo. Aquella desdicha marcó para siempre a una familia que se vio afectada por generaciones por aquel momento.

Con su propia historia como referente, Paul Auster se embarca en un análisis sobre el problema de las armas de fuego en Estados Unidos. Rescatando anécdotas históricas y vistiéndolas con las elegantes ropas de su prosa, Auster confecciona un repaso a la fatídica relación de un país con la sangre, desde la esclavitud hasta los tiroteos masivos del siglo XXI.

Junto a su texto, las fotografías de Spencer Ostrander retratan el vacío que queda tras el tiroteo. Su cámara capta los lugares donde han tenido lugar esas masacres masivas, pero las inmortaliza tiempo después, sin figuras humanas ni rastro del dolor.