Metaverso vs Educar

Compartir
La gran amenaza a la que nos enfrentamos no es que la sociedad busque el placer inmediato y esté regida por el entretenimiento y la distracción continua.

Esa batalla ya la perdimos. Lo peor es que está en peligro de extinción una de las grandes virtudes del ser humano, sino la más importante. La Paciencia.

Como era de esperar, aunque no está demás admitirlo, se confirma que   soy incapaz de estar sin hacer nada durante un periodo de tiempo. Si camino, voy con los auriculares escuchando podcast. Si estoy con mis hijas mientras ellas juegan en el parque, yo leo la prensa en el móvil. Si estoy esperando en la cola para pagar, consulto mis redes sociales. Y si estoy sin hacer nada, sólo esperando u observando a mi alrededor, tengo la sensación de que estoy perdiendo el tiempo. 

Ya he hablado en otros artículos sobre la inmediatez y los peligros que eso conlleva. Para mí el gran punto sobre ese tema y donde podemos lograr más impacto educando en nuestras familias es interiorizando la gran diferencia entre el placer y la felicidad. El placer lo puedes comprar. La felicidad no. Respaldando esta máxima desde un punto neurocientífico, el placer está relacionado con la dopamina y la felicidad con la serotonina. El exceso de placer puede llevar a la adicción. El exceso de felicidad no.

No sé muy bien qué es el Metaverso este que nos proponen pero sí que sé perfectamente lo que es el desdoblamiento que se produce en el cerebro cuando tu personalidad virtual es diferente a tu personalidad de la vida real porque lo he visto en muchos de mis alumnos. La búsqueda del entretenimiento a toda costa, de la inmediatez por no estar aburrido, genera compulsividad y baja tolerancia a la frustración. También genera ansiedad e incapacidad de dominar nuestros impulsos más básicos.

Si yo tengo un problema con un amigo en la vida real, tengo dos opciones. Solucionarlo o no. Pero si dentro de no solucionarlo, tengo una vía de escape fácil y superatractiva, como puede ser ponerme unas gafas de realidad virtual y acceder a un mundo donde tengo mayor facilidad para conseguir lo que yo quiero y hago lo que me da la santa gana, mi tendencia natural será inconscientemente ir hacia lo fácil. A largo plazo, esto se traduce sí o sí, en descenso de las interacciones sociales, descenso de la capacidad de resolver conflictos, apatía, frialdad y poca identificación con el prójimo. Nos meten la empatía hasta en la sopa…. ¿Pero cómo voy a empatizar con la persona que tengo al lado si sólo trato con hologramas?

Estamos preparando un cocido con una receta nueva. No paramos de echarle ingredientes. Échale Meta, añade un poco de TikTok, mezclalo con “toda la noche rompemos tú y yo” y finalmente tendremos un cocido 6.0 que no sabrá a cocido pero que  seguro hará reventar la olla express. Probablemente todos grabemos con nuestros móviles dicha explosión y la subiremos haciendo un reel, buscando likes de nuestros followers, escribiendo el post: “  No, si yo ya lo sabía “

Diego Barbó Menéndez
Ingeniero Industrial,  profesor  y fundador del Método Kubox.
www.aulakubox.com