Zaragoza. Retrato. Francisco Jalon.

Manuel Jalón: La grandeza de la sencillez

Compartir
Manuel Jalón Corominas fue un inventor español, nacido en Logroño en1925, ingeniero aeronáutico de formación y oficial del Ejército del Aire en la Base Aérea de Zaragoza. Pasó la mayor parte de su vida en esa ciudad, con estancias en EE. UU. y Finlandia, su tesis doctoral trató sobre accidentes aeronáuticos.
Rosario Tamayo

Jalón patentó dos inventos, aún no superados, que transformaron la vida de muchas personas, siendo una de las figuras más representativas del diseño español de los años 50.

A pesar de ser un gran desconocido, es uno de los cinco inventores españoles incluidos en la Enciclopedia, multimedia y digital, Encarta, de Microsoft, junto a Miguel Servet, Isaac Peral, Ramón y Cajal y Ricardo de la Cierva.

Durante su estancia en EE. UU. observó como el aceite de los hangares de la base se fregaba con unos cepillos de palo largo y un cubo metálico con rodillos.

De vuelta a España, en 1956, con una inversión de 45.000 ptas., inició la fabricación de la primera fregona, bajo la marca Rodex.

El diseño definitivo, que se mantiene hasta hoy, data de 1964, cuando, a semejanza de la carcasa de los aviones, ideó un cubo de generatriz curva, la que da resistencia al fuselaje de los aviones, con un escurridor de plástico en forma de tricornio.

Con este invento, sencillo y, podríamos decir, humilde, mejoró sensiblemente la vida de muchas mujeres, que pudieron dejar atrás la forma de limpiar los suelos arrodillándose, cosa que provocaba dolencias como la artritis, artrosis de rodillas, infecciones en las manos por el contacto con la lejía, y desviaciones en la columna vertebral.

Humanizó y dignificó una tarea, la de limpiar los suelos, que hasta ese momento era muy dura físicamente y un tanto humillante.

La fregona dio salud y mejor calidad de vida a las mujeres de los años 50 y al conjunto de quienes trabajan hoy en el sector de la limpieza.

Tras la fregona, veinte años después, Jalón se embarcó en otro proyecto, la jeringuilla hipodérmica desechable, con la que hoy se vacuna a medio mundo contra el COVID.

Una jeringuilla más resistente y fina que cualquier intento anterior, apostando por el plástico en lugar del cristal, con un diseño de aristas redondeadas, que ofrecía una completa seguridad y facilidad de manejo. Además, era hermética y de fácil destrucción.

Este invento provocó una verdadera revolución médica, disminuyeron radicalmente el número de infecciones hospitalarias y permitió la vacunación de bajo coste, cosa especialmente importante en el Tercer Mundo.

Un invento que ha salvado la vida de muchas personas al reducir la transmisión de infecciones y aumentar la higiene, tanto en la vacunación como en los análisis de sangre.

A pesar de la importancia y repercusión de sus dos inventos, Jalón nunca hizo mucho dinero, afirmó “soy un inventor sin vocación de magnate, porque para mí la vida no es dinero. Es jugar y crear”.

Padre de seis hijos, en 1992 fue nombrado hijo predilecto de Zaragoza y falleció en 2011, a los 86 años.

Fue, sin duda, un español que salvó muchas vidas y mejoró la existencia de muchas mujeres.

Para homenajear y conocer a Jalón y a otros inventores y diseñadores españoles, tenemos, en el Centro de Arte de Alcobendas, la exposición “España: invención y diseño”, con una de las primeras fregonas Rodex y otros objetos cuya autoría e historia te sorprenderán.

¡Te esperamos!

Rosario Tamayo/Concejala de Cultura en el Ayuntamiento de Alcobendas