Cultura y entretenimiento

Los libros pueden los protagonistas en estos días y estos son algunas novelas para disfrutar

Compartir
Según los estudios que se han realizado en los dos últimos años, los libros en papel están subiendo, afortunadamente, en número de lectores. Queremos aprovechar que el domingo es su día y que se acerca la Feria en el Retiro en nuestra capital para acercarnos a unos títulos que no van a defraudar a nadie adicto a la lectura de novelas.
Manuel Vega

Los Maple, de John Updike

n 1956, el conocido escritor John Updike publicó un cuento, «Nieve en Greenwich Village», sobre una pareja joven, Richard y Joan Maple, al comienzo de su matrimonio.

Las dos décadas siguientes, regresó a estos personajes una y otra vez, trazando sus años juntos: los reencontramos criando a sus hijos, viviendo momentos de felicidad y enfrentándose a la infidelidad y el distanciamiento.

En 2009 los relatos se reunieron en un solo volumen, como una novela, con un epílogo que nos devuelve a la vida de los Maple mucho después de su desgarrador divorcio.

A lo largo de sus vicisitudes, esta peculiar pareja muestra más vitalidad, alegría de vivir y amor que muchas parejas casadas felizmente.

Los Maple es una de las obras más originales de Updike, llena de ingenio y gusto por el lenguaje, e impresiona por su trasfondo autobiográfico. Una de las citas más famosas del libro dice: «Nada nos pertenece, salvo en la memoria».

Cómo (no) escribí nuestra historia, de Elísabet Benavent

Su protagonista, Elsa Benavides, es una escritora de éxito con una crisis creativa y también con una obsesión un tanto rara: matar al personaje que la catapultó al éxito. No obstante, la solución a sus problemas no es acabar con Valentina, la protagonista de su novela, ya que es la punta del iceberg de una herida que, sin embargo, es mucho más profunda.

En su huida, se encuentra con Darío, un músico recién llegado a París que también es su vecino.

Elsa se convertirá en la protagonista de su propia historia. Una novela en la que la escritora nos muestra que a veces la verdad (no) es solo aquello que queremos creer. El libro, que ha salido al mercado esta misma semana, ya se ha convertido en uno de los más vendidos y promete ser uno de los mayores éxitos de la temporada literaria.

Naranjas amargas, de Claire Fuller

Frances Jellico se está muriendo. Un hombre que se hace llamar ‘el vicario’ la visita, con la esperanza de extraer una confesión en el lecho de muerte.

Quiere saber qué sucedió realmente ese fatídico verano de 1969, cuando Frances, entonces una joven tímida y pudorosa, fue encargada de inspeccionar una casa de campo en ruinas.

Allí vio por primera vez a la glamorosa pareja bohemia de Cara, una mujer a quien le gusta hablar de su triste pasado, y Peter, su encantador marido, una pareja que trata de disfrutar al máximo de la vida.

Ella recuerda la relación que forjaron durante días sofocantes, cenas lujosas y mentiras elaboradas, y el agujero de Judas a través del cual espiaría a la pareja.

¿Las señales estaban allí desde el principio? ¿O fue imposible evitar el crimen que dividió sus vidas como fruta podrida?

Poco a poco, y de sorpresa en sorpresa, el lector se enterará de los trágicos sucesos que tuvieron lugar aquel tórrido verano.

El club de los optimistas, de Gavin’s Clemente-Ruiz

Un hermoso canto al amor, al optimismo, a la solidaridad. Un canto a la vida. Una novela emocionante que tiene mucho que enseñarnos.

‘El Club de los Optimistas’ nos demuestra que todas esas virtudes son, cada una de ellas, grandes aliados contra la enfermedad.

Béa, Alice, Sam y Elisabeth se conocen en un lugar donde ninguno de ellos desearía estar.

De edades distintas y con vidas que poco tienen en común, todos ellos recibieron hace poco una mala noticia sobre su salud y a partir de ahora se encontrarán regularmente en las sesiones de quimioterapia.

Pero pronto Béa, una mujer de mediana edad, fuerte y muy vital, les hará ver al resto que siempre existe una manera de poner al mal tiempo buena cara.

De ahí nacerá el Club de los Optimistas, un grupo exclusivo que tomará iniciativas insólitas y divertidas y en el que también saldrán a la luz sus secretos, temores y esperanzas.

Porque todo problema, por grave que sea, puede desdramatizarse si se le aplican unas gotas de tranquilidad, una pizca de ánimo y un generoso chorro de empatía.

Tomarse las cosas con optimismo puede ser la mejor medicina.

La madre de Frankenstein, de Almudena Grandes

‘La madre de Frankenstein’ es el apasionante relato de una mujer y un hombre que optaron por resistir en los tiempos más difíciles.

La novela más intensa y emotiva del ciclo de los Episodios de una Guerra Interminable.

Finales de los años 50 en España; al sur de Madrid, en Ciempozuelos, un manicomio femenino regentado por las monjas del Sagrado Corazón de Jesús.

Allí vive recluida una interna esquizofrénica, Aurora Rodríguez Carballeira, un personaje estrafalario que consigue asombrar a las monjas, a las internas y a las limpiadoras en cuanto se arranca a tocar el piano.

Una de las asistentas, María, una joven a la que doña Aurora ha enseñado a leer, le guarda absoluta lealtad por lo mucho que ha aprendido con ella.

A ese lugar irá destinado el doctor Germán Velázquez, que tas salir al exilio en 1939, ha vivido quince años en Suiza, acogido por la familia del doctor Goldstein. Formado en Ginebra, ha regresado a España por varios asuntos pendientes.

Pero Germán, atraído por María, no entiende el rechazo de ésta, y sospecha que su vida esconde muchos secretos.

El lector descubrirá su origen modesto como nieta del jardinero del manicomio, sus años de criada en Madrid, su desdichada historia de amor, a la par que los motivos por los que Germán ha regresado a España.

Almas gemelas que quieren huir de sus respectivos pasados, Germán y María quieren darse una oportunidad, pero viven en un país humillado, donde los pecados se convierten en delitos, y el puritanismo, la moral oficial, encubre todo tipo de abusos y atropellos.

Germán va a descubrir cómo el microcosmos del manicomio es en realidad un reflejo de las condiciones de represión en las que están viviendo los españoles durante la dictadura.

Y en ese contexto surge una improbable historia de amor, que será en realidad una inolvidable historia de redención.

Novela Negra

El hombre que mató a Antía Morgade, de Arantza Portabales

En las novelas de Portabales, de las que hemos hablado aquí desde Belleza roja, hay personajes bien construidos a través de diálogos que marcan un estilo muy dinámico. Con esta tercera novela de la pareja de policías Abad y Barroso se consolida como uno de los valores del género en español. Una cena de amigos que se reencuentran tras 23 años (y después de que se separaran tras el suicidio de una de ellas) es el punto de partida de una novela que no da descanso al lector. Está ambientada en un Santiago que casi no vemos porque lo que quiere la autora es que veamos a la gente que vive en la ciudad. Es perfecta para pasar una tarde leyendo sin parar.

El ritmo de Harlem, de Colson Whitehead 

Esta es una pequeña delicia, una novela con criminales pero no exactamente negra, un retrato lleno de matices y personajes memorables, sobre todo ese Carney (hijo de delincuente que trata, con trabajo y artimañas, de subir al siguiente escalafón social) que nos acompaña por las calles del Harlem de los sesenta. Él tiene una tienda de muebles pero sabe que, si quiere progresar, cumplir con las expectativas de sus suegros y dar a su familia lo que creen que merecen, hay un camino alternativo por el que deslizarse. Y es a través de ese camino a la perdición como el lector observa un fresco social magnífico y disfruta de una novela que engancha y conmueve a partes iguales. Pura literatura.

A doble ciego, de Víctor Sombra

Un grupo de jóvenes de origen y experiencias diversas, todos ellos brillantes y hábiles manejadores del código informático, se ven envueltos en una trama de la industria farmacéutica para magnificar sus beneficios. Ellos presentan un proyecto a un concurso de innovación en Noruega; no ganan pero reciben una curiosa oferta que les mete de lleno en problemas. No puedo saber si el lenguaje friki que gastan los amigos es fiel a la realidad porque no tengo relación con nadie de ese nivel de competencia científica, pero es verosímil, que es lo que cuenta. Como también cuenta el desconcierto del lector ante la apuesta, las ganas de saber más y lo bien que acelera la novela en la segunda mitad. Escuchamos la voz de la protagonista, Ben, a través de los cuadernos que ha escrito para otro de los personajes. Un juego que mete en el cerebro del lector ese tono evocador.

555, H.Gerstein

Si quieren un misterio con hechuras clásicas y un contexto rico en referencias, esta es su novela. Un ebanista descubre en el forro de un estuche de violonchelo una partitura antigua. Pronto, con la ayuda de otros artistas y expertos, sabremos que no es cualquier partitura. Ahora bien, ¿será la 556ª de Domenico Scarlatti? ¿Existió? Gestern (experta en el tratamiento narrativo de archivos, legados y fotografías) arma en torno a estas preguntas una verdadera trama de suspense al especular sobre una posible sonata inédita del gran compositor pero, sobre todo, utiliza las herramientas del género para regalarnos un relato lleno de complejidad, en el que los protagonistas buscan las claves de su existencia a medida que avanzan en la investigación. Es una delicia. No me he leído su anterior, El olor del bosque, pero no voy a tardar en hacerlo.