Las autopistas que subirán los peajes en 2023

Compartir
Aunque ya no quedan tantas autopistas en España en comparación con años anteriores, tras la paulatina liberación de algunos tramos importantes como la AP-2 y la AP-7 y ante la posibilidad de que la red de autovías del Estado acabe siendo toda ella de pago por uso, las que quedan van a subir sus precios el año que viene la subida no va a ser discreta.
LMN

En algunas autopistas, como la gallega AP-9, el encarecimiento de los peajes va a llegar a un 9% en caso de que el Ministerio de Transportes acepte la propuesta de la concesionaria Audasa.

Además de encarecer los peajes por la inevitable subida del IPC, esta empresa quiere añadir a este porcentaje un 1% adicional en concepto de compensación por volumen de tráfico y algunas obras de mejora, como la circunvalación de Santiago de Compostela. A la espera de que el MITECO dé el visto bueno a esta propuesta, la AP-9 sería la primera de las autopistas en encarecer sus precios.

En la zona norte de España también hay otros tramos que encarecerán, previsiblemente, sus precios. El tramo de la AP-66 que une Campomanes y la Magdalena y la AP-6, entre Castilla León y Madrid, ajustarán el coste de sus peajes ante la subida del IPC, algo habitual en este tipo de vías. 

Así, la AP-68, de Zaragoza a Bilbao y una de las más caras, también subirá de precio, aunque no se sabe cuánto ni se ha concretado porcentaje alguno al respecto. En Cataluña sólo quedan cuatro tramos con peajes (el Túnel del Cadí, los Túneles de Vallvidrera, los Túneles del Garraf y la autopista de Montserrat) y, No hay sugerencias, también se ajusten al IPC.

Las autovías de Guipúzcoa también subirán sus precios, pero por debajo del IPC, como ha señalado de Bidegui. La subida se hará efectiva en enero de 2023 y se espera que ronde entre el 2,25% y el 3,5%.