Criptomonedas: BlockFi se declara en bancarrota y atrapa a miles de inversores

Compartir
La última víctima del irregular mercado de criptos ha sido la plataforma BlockFi, que ha suspendido pagos este lunes y se ha acogido a la legislación de bancarrotas.
LMN

BlockFi, que aseguraba tener cientos de miles de clientes, ha instado el procedimiento junto con ocho de sus filiales ante un juzgado de Nueva Jersey, ante el que ha presentado la documentación correspondiente. La compañía ya había bloqueado los movimientos de efectivo y criptomonedas de sus clientes tras la caída del mercado controlado por Sam Bankman-Fried, con el que mantenía estrechos lazos financieros y comerciales.

 “Con el colapso de FTX, elequipo de gestión y el consejo de administración de BlockFi tomaron inmediatamente medidas para proteger a los clientes y a la compañía”, ha señalado en el comunicado Mark Renzi, de Berkeley Research Group, el asesor financiero de la firma. “Desde su creación, BlockFi ha trabajado para dar forma positiva a la industria de la criptomoneda y hacer avanzar el sector. BlockFi espera un proceso transparente que logre el mejor resultado para todos los clientes y otras partes interesadas”, ha añadido.

Fundada en 2017 por Zac Prince y Flori Marquez, y con el respaldo de conocidas firmas de inversión, BlockFi se dedicaba a comercializar criptomonedas como activos de inversión entre sus clientes particulares e institucionales. Prestaba dinero tomando las criptodivisas de los clientes como garantía. Proclamaba que quería construir “un puente entre los activos digitales y los productos financieros y de gestión de la riqueza tradicionales para avanzar en el ecosistema general de activos digitales”. El puente se ha roto. BlockFi se suma a otras firmas como Lenders Celsius Network y Voyager Digital Holdings que, al igual que FTX, también han suspendido pagos este año. El bitcoin, la principal criptodivisa, ha perdido dos tercios de su valor este año, hasta el nivel de los 16.000 dólares, y cotizaba este lunes a la baja con la noticia de la suspensión de pagos de BlockFi.

Problemas regulatorios

BlockFi tuvo problemas con los reguladores por comercializar préstamos, cuentas y productos financieros híbridos entre las criptomonedas y las inversiones tradicionales. En febrero llegó a un acuerdo para pagar una multa de 50 millones al supervisor por sus malas prácticas y otra cantidad igual a 32 Estados, también por sus irregularidades.

La SEC llegó a la conclusión de que BlockFi estuvo haciendo declaraciones falsas o engañosas durante más de dos años en su sitio web sobre el nivel de riesgo de su cartera de préstamos y su actividad crediticia.

BlockFi asegura que cuenta con 256,9 millones de dólares en efectivo, liquidez que usará para abordar el proceso de reestructuración. “La compañía se centrará en recuperar todas las obligaciones que sus contrapartes deben a BlockFi, incluyendo FTX y las entidades corporativas asociadas. Debido al reciente colapso de FTX y su consiguiente proceso de quiebra, que sigue en curso, la compañía espera que las recuperaciones de FTX se retrasen”, advierte.

BlockFi pasó un periodo de dificultades hace unos meses, pero fue precisamente el mercado FTX el que acudió a su rescate al proporcionarle una línea de crédito de 400 millones de dólares, en un acuerdo que otorgaba al mercado de criptomonedas una opción de compra sobre BlockFi. Con la caída de FTX, BlockFi no puede utilizar la parte no dispuesta de su línea de crédito y ha visto atrapados parte de sus activos. Por su parte, Block Fi le debe también a FTX 275 millones de dólares. Es su segundo mayor acreedor, solo por detrás de Ankura Trust Company, con 729 millones. BlockFi debe 1.200 millones de dólares a sus 50 principales acreedores, entre ellos la SEC, que figura en cuarto lugar con 30 millones, probablemente por la parte de la multa pendiente de pago.

BlockFi ha presentado al tribunal una serie de mociones para seguir operando. Entre ellas hay solicitudes para pagar los salarios y prestaciones de la plantilla y para establecer un programa de retención de empleados clave. La empresa también ha puesto en marcha un plan para reducir los gastos, incluidos los laborales. La firma espera que el proceso le permita llevar a cabo una “reestructuración integral que maximice el valor para todos los clientes y otras partes interesadas”.

En paralelo, su filial BlockFi International, domiciliada en Bermudas, ha presentado una petición ante el Tribunal Supremo de Bermudas para el nombramiento de liquidadores provisionales, aunque BlockFi prevé que las reclamaciones de los clientes de esa sociedad se abordarán a través del proceso estadounidense.