ActualidadOpinión

La cesta de navidad, ¡qué alegría da recibirla! e investigar por su interior lo que contiene

Compartir
No obstante, nuestra legislación laboral puede convertir este detalle en un dolor de cabeza para muchas empresas.
Marcela Reigia

La mera liberalidad por el empresario puede derivar en una obligación para éste, y como no, enun derecho adquirido para las personas trabajadoras, en algunos casos son contempladas hasta por los propios Convenios Colectivos.

Aunque parezca increíble hay numerosa jurisprudencia al respecto de la cantidad de controversias que ha supuesto la cesta de Navidad. En este sentido nuestro Tribunal Supremo se ha pronunciado reiteradamente sobre la entrega de la cesta de Navidad como derecho adquirido, en base a la condición más beneficiosa para el trabajador. No obstante encontramos sentencias de todo tipo, admitiéndolo o denegándolo, de tal forma que se han delimitado una serie de requisitos para poder entender ésta como un derecho  : i) que la percepción de la cesta sea algo que regularmente entrega la empresa año tras año; ii) que sea la voluntad del empleador beneficiar a los empleados.

La carga de la prueba para acreditar estas condiciones corresponde al empleado, es éste el que tiene que demostrar esa voluntad por su empresa y la entrega continúa.

Este derecho se contempla como una percepción económica (pero en especie) a favor del trabajador, de tal forma que existe un año para reclamar la cesta de Navidad cuando la empresa no la ha entregado, al amparo de lo consignado en el artículo 59 apartado 2º de Estatuto de Trabajadores.

Pero, qué sucede si a la empresa le va mal, ¿estamos obligados como empresarios a entregar la cesta?, en este sentido nuestro Tribunal Supremo ha resuelto en algunas sentencias, que entiende que en caso de situación económica adversa la empresa puede restringir la entrega de la cesta.

En algunos casos, es sustituida por otro detalle que no sea la cesta, esto también se viene admitiendo, pero siempre en consenso con los trabajadores.

En definitiva, las cestas de navidad, son una retribución más de los empleados, debiéndose incluir en la nómina de los trabajadores como una retribución en especie, y contenerse en la base de cotización. En la misma línea, a partir del segundo año de entrega, las cestas de Navidad son un gasto deducible para la empresa.

Si eres de los afortunados que la has recibido ¡comienzan los días para disfrutarla!

¡Feliz Navidad y Próspero 2024!

Marcela Reigía Vales

@rv_abogados

www.reigiavales.com