Haloterapia para la Bronquiolitis en las Cuevas de Sal de Saltium

Compartir
La haloterapia es una terapia natural complementaria, eficaz para enfermedades respiratorias como la bronquiolitis y sin efectos secundarios.

Con el comienzo del curso escolar, las mamás y papás saben que se inaugura también la “temporada de mocos”; llegan los catarros, virus, toses… y las temidas “-itis”: laringitis, otitis, bronquiolitis… Hoy os hablamos de ésta última, que afecta especialmente a los más pequeños.

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una infección de los pulmones que se da en bebés y niños pequeños antes de los dos años, siendo más común en el primer año de vida. Causa inflamación y congestión en las pequeñas vías respiratorias del pulmón, los bronquiolos. Cuando se ha sufrido una bronquiolitis, es más probable sufrir broncoespasmos de repetición o cuadros de hiperreactividad bronquial posteriormente.  

Los primeros síntomas de la bronquiolitis suelen ser los mismos que los de un resfriado común: obstrucción de la nariz por mucosidad, algo de tos y a veces fiebre. Después, debido a la inflamación de las vías bajas y el moco segregado, se produce una obstrucción en el bronquio que da lugar a la disnea, el niño respira más deprisa y con dificultad, haciendo ruiditos, conocidos como sibilancias.

Los signos de alarma son: respiración agitada, tiraje intercostal, decaimiento, falta de apetito o ataques de tos continuos que le impiden dormir o le producen vómitos.

La bronquiolitis puede ser causada por varias clases de virus, en especial el virus respiratorio sincitial (VRS), siendo responsable del 80% de los casos. Es la causa más frecuente de infección respiratoria en menores de 12 meses y de ingresos hospitalarios. Puede darse en cualquier época del año, aunque es más habitual en otoño e invierno. Es importante tenerla controlada, ya que el 30% de los niños con bronquiolitis repetitiva, padece más adelante de asma.

Imagen de la sala de niños que tiene Saltium en San Sebastián de los Reyes

Factores de riesgo y prevención

Los principales factores de riesgo son:    

  • Nacimiento prematuro
  • Afección cardíaca o pulmonar subyacente
  • Sistema inmunitario deprimido
  • Exposición al humo del tabaco
  • Ausencia de lactancia materna
  • Pasar el tiempo en ambientes concurridos
  • Tener hermanos que asisten a la escuela o guardería y traen a casa la infección

Para prevenir el contagio de la enfermedad es importante:

• Evitar el contacto del bebe con personas resfriadas.

• No fumar dentro de casa.

• Cubrirse la tos y estornudos

• Evitar permanecer mucho tiempo en salas de espera o lugares concurridos.

• Lavarse las manos con agua y jabón antes de estar en contacto con el bebe. Limpiar bien los juguetes.

• Mantener una buena hidratación.

• Alargar al máximo la lactancia materna.

Una de las salas infantiles de Saltium

Cómo ayuda la haloterapia

La haloterapia consiste en reproducir el clima de las minas de sal subterráneas, para aprovechar los beneficios que este mineral produce. Se trata de respirar en un ambiente
saturado de micropartículas de sal, de forma que las propiedades terapéuticas de la sal actúen en nuestro sistema respiratorio. La sal diluye la mucosidad, funcionando como expectorante, liberando así tanto vías altas como bajas; además, es antiinflamatoria, por lo que permite
abrir las vías y oxigenar mejor. De esta manera, incide directamente en la principal sintomatología de la bronquiolitis o de los broncoespasmos: la dificultad respiratoria debida a la inflamación y al exceso de mucosidad. La sal también es antiséptica, por lo que contribuye a mantener una higiene respiratoria, dificultando la proliferación de virus o bacterias en las vías respiratorias.

La haloterapia es una terapia eficaz cuyos resultados se notan desde la primera sesión, con un alivio de los síntomas: menos carga de mucosidad, menos tos, mejor oxigenación, etc. Aunque lógicamente, son necesarias varias sesiones para ver resultados más a largo plazo.

Otra característica de la haloterapia que la hace especialmente indicada para niños, es que se da en un ambiente lúdico, es una terapia no invasiva, donde los niños reciben el tratamiento mientras juegan. Además, es una terapia natural, sin ningún efecto secundario.