Erasmus Rural, cada vez más solicitado y ayuda a la España menos habitada

Compartir
En los últimos años, el término España vaciada’ ha cobrado gran importancia. Representantes de las provincias y áreas rurales despobladas del país han salido en numerosas ocasiones a la calle para reivindicar medidas que fomenten el fin del éxodo a las grandes ciudades y la llegada de personas que traigan consigo una revitalización de estos lugares.
LMN

Campus rural. Formación territorio futuro es el nombre de una de las  iniciativas que quieren conectar a los jóvenes universitarios con el mundo rural, ofreciéndoles la oportunidad de realizar prácticas remuneradas en administraciones, organizaciones, empresas e instituciones en municipios españoles con menos de 5.000 habitantes. El programa se dirige tanto a estudiantes de Grado como de Máster oficial que tengan buen expediente académico.

Las prácticas tendrán una duración mínima de tres meses y un máximo de cinco. Para realizarlas, los universitarios deberán desplazarse a un municipio de otra Comunidad Autónoma, distinta a la que residen y/o a la que están empadronados.

Características de las prácticas

Las prácticas implican la obligación de movilidad del estudiante beneficiario al municipio en el que se realicen, y donde deberá residir durante tres o cinco meses, dependiendo de la duración de las mismas. Éstas se desarrollarán entre el 1 de mayo y el 30 de diciembre de 2022. Además, cada alumno contará con una dotación mensual de 1.000 euros, a los que habrá que descontar los gastos derivados de la Seguridad Social.

Asimismo, los alumnos seleccionados contarán con un tutor académico procurado por la universidad, y un tutor de prácticas, procedente de la entidad que reciba al alumno. Las prácticas, que tendrán carácter formativo, se harán en municipios de menos 5.000 habitantes o núcleos rurales por debajo de ese umbral para incentivar la reconexión emocional y laboral y favorecer el crecimiento económico de las zonas rurales. El primer año del programa ofreció 200 plazas. El MITECO firmará un convenio de colaboración plurianual con cada universidad para actualizar el número de plazas disponibles y la cuantía a asignar a los estudiantes.