ActualidadOpinión

El fracaso de las administraciones ante la borrasca Filomena

Compartir
Una gestión de gobierno eficiente, puede definirse por “Praevidere quod Providendum est”, prever lo que hay que proveer. Y, una vez más, el caos organizativo de las diferentes administraciones ha provocado que los ciudadanos hayan quedado desprotegidos con sus propios medios ante circunstancias adversas como ha sido la borrasca Filomena.
Fernando Montenegro y Miguel Guadalfajara, concejales de Vox

Es cierto que en España no suelen darse estos fenómenos y que no tendría sentido tener un equipamiento permanente para estos problemas, porque resultaría ineficiente.

Pero no es menos cierto que este temporal ha sido anunciado por la AEMET, que ha acertado en su previsión, disponiendo las administraciones de esta información desde hacía varias semanas.

Y, sin embargo, no ha habido previsión ni soluciones

Por ejemplo, si tomamos en cuenta la actuación del equipo de Gobierno en Alcobendas, hubiera sido lógico elaborar un plan de limpieza de nieve de las calles del municipio semanas antes de esta borrasca y definir en él las máquinas de todo tipo necesarias para despejar con método:

  • primero los accesos esenciales, (hospitales, ambulatorios, etc.),
  • Después las calles principales para facilitar los desplazamientos
  • y por último el resto de calles, previendo además una recogida específica y adecuada de basuras para los días más duros.

Ese plan hubiera tenido una definición de necesidades, de vehículos susceptibles de alquilar y de personal necesario, adecuando la actuación a las distintas zonas de la ciudad, y estableciendo plazos a partir del momento en que sabíamos que la nevada remitiría, de tal manera que el Ayuntamiento hubiera podido controlar el fenómeno y advertir a los ciudadanos de los tiempos de respuesta con antelación, para que todos hubiéramos sabido qué esperar y cuándo nuestros accesos estarían transitables.

Pero nada de esto se ha hecho, demostrando de nuevo que nuestro sistema político, con la dispersión de competencias entre las administraciones, – central, autonómica y local -, no provoca otra cosa que caos, mientras los políticos de los partidos tradicionales se echan la culpa unos a otros.

Una vez más la sociedad civil ha estado por encima. Esperemos que llegue el momento en el que los ciudadanos se vean correspondidos por una ayuda eficaz desde las administraciones. El trabajo de vecinos voluntarios más el de los trabajadores municipales, Policía Local, Protección Civil, FAS, Policía Nacional y Guardia Civil ha sido esencial para evitar males mayores.

Nuestra obligación ahora es exigir al gobierno municipal soluciones, tanto para los afectados, como para evitar esta falta de gestión en el futuro. Esas medidas son:

  • 1º.- Guiar a los ciudadanos en sus reclamaciones legítimas al Ayuntamiento

La regulación y normativa para realizar estas reclamaciones resulta engorrosa para la mayoría de ciudadanos y ante la declaración por parte del Gobierno de España de Zona Afectada Gravemente por una Emergencia de Protección Civil, (coloquialmente Zona Catastrófica), se considera conveniente ampliar a los ciudadanos la información sobre esta declaración, los daños que pueden reclamar, de qué forma y en qué plazo, así como otras ayudas fiscales y laborales.

  • 2º.- Adelantarnos a otras posibles crisis de otro tipo, efectuando planes de contingencia que permitan a las administraciones el mando único ante determinadas situaciones y que asignen tiempos de realización de planes de solución en distintos supuestos.

Es muy posible que para conseguir prever y proveer se necesite un nuevo gobierno. Esperemos que los ciudadanos de Alcobendas, que desde luego saben perfectamente cuáles son sus intereses, lo tengan en cuenta.

Fernando Montenegro y Miguel Guadalfajara, concejales de Vox en el Ayuntamiento de Alcobendas.