El Camino de Santiago este verano es una opción única para gente diferente

Compartir
Empieza el verano y muchas personas eligen países lejanos, playas exóticas o descansos apartados para poder desconectar de la rutina y el estrés de nuestra ajetreada vida.
LMN

Sin embargo, muchas otras también eligen una ruta antigua que cada año reúne a miles de personas (según los datos, en 2019 hubo un récord de 348.000. En 2020, con la pandemia, las cifras bajaron mucho como es lógico): el Camino de Santiago. Las razones que eligen los peregrinos son muchas: fe, superación personal, pasar tiempo en la naturaleza…

Lo cierto es que el Camino de Santiago nació en la Edad Media (año 820) con el hallazgo de la tumba del apóstol Santiago el Mayor, y aunque en sus inicios las peregrinaciones eran con un fin católico, la secularización y el paso del tiempo han hecho que sean muchos los motivos diferentes por los cuales la gente se apunta a esta aventura doce siglos después.

Una experiencia única frente a un mundo globalizado. Y también un reto que queda para siempre en la memoria del que consigue llegar a su meta, ya sea la Catedral de Santiago o cualquier otra parada en el camino. Es tan popular que hasta tiene su supuesto síndrome, debido a las transformaciones mentales que supone el andar.

Pero caminante no hay camino, sino muchos, y si este año se te ha pasado por la cabeza hacer el Camino de Santiago, antes hay una serie de trucos que debes conocer y rutas que debes elegir. Porque, como ya sabrás, no hay un único Camino de Santiago, sino muchos y puedes elegir el que más te convenga según tus necesidades o metas personales. La preparación es fundamental también, por lo que vamos a tratar de resolver tus dudas en este artículo.

Las rutas más utilizadas

Camino inglés 

Puede iniciarse desde Ferrol (110 km) o A Coruña (96 km). Debe su nombre a que los peregrinos procedentes de las Islas Británicas y otros puertos de Europa Septentrional atracaban en los puertos de La Coruña y Ferrol para emprender el camino rumbo al sur hacia la capital compostelana. Dificultad: media.

Camino francés 

Puede comenzarse desde Roncesvalles (764 km) o Somport (830 km). Es el que tiene más tradición, lo malo es que, por lo tanto, también el más concurrido en meses de verano. Fue descrito ya en 1135 en el Codex Calixtinus, libro fundamental jacobeo. Dificultad: media.

Ruta primitiva 

Puede comenzarse desde Oviedo (313 km). La ruta más antigua de peregrinación. Fue precisamente el rey Alfonso II, posiblemente el primer peregrino conocido, quien al conocer la noticia del hallazgo del cuerpo del santo, tomó esta ruta hacia Compostela para ser testigo del suceso. Dificultad: baja.

Vía de la plata 

Puede iniciarse desde Sevilla (956 km si sigues el Camino Francés. 979 por el Sanabrés). No cuenta con tanta antigüedad, pero une el espíritu del sur y el del norte, así como sus paisajes. Conduce a los peregrinos desde la ciudad andaluza de Sevilla hasta la leonesa de Astorga, desde donde se toma el Camino de Santiago Francés hasta llegar a su destino. Dificultad: media

Camino del norte

Puede comenzarse desde Ribadeo en Galicia (189 km). El camino del norte también se establece desde Hendaya, con 876 km. Alcanzó relevancia en la Edad Media. Por este camino pasaban devotos de todo el norte de la Península o de otros territorios como Inglaterra, Flandes, Alemania o Escandinavia. En 2015 fue reconocido Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, junto con el Primitivo. Dificultad: media.

Para empezar

Si estás pensando hacer el camino, es buena idea que te dirijas a una asociación de amigos del Camino, donde te ayudarán a elaborar las pautas. Una vez que has establecido el camino que mejor te va según los días que quieras hacerlo, llega el momento de ponerse a pensar en serio cómo empezar.

Como es lógico, primero tienes que decidir si lo harás a pie, bicicleta o incluso caballo. Si eliges la primera opción, ten en cuenta que se requiere una preparación física y mental, haciendo caminatas las semanas o meses previos que deben ir aumentando gradualmente en cuanto a dificultad. Planifica las etapas, también es importante hacer ejercicios de calentamiento y estiramiento muscular.

La Junta de Galicia tiene una web muy completa donde podrás organizar tu camino, ver los albergues disponibles, y muchísimas más cosas.

Cosas indispensables

Si vas a organizar la mochila, aquí van algunos consejos que seguramente te resultarán muy útiles:

-La mochila nunca debe sobrepasar los diez kilos. ¿La has hecho? Bien, saca la mitad de las cosas.

-Llévate poca ropa, pues podrás lavarla por el camino.

-También un saco de dormir.

-Nunca lleves calzado nuevo, que sea de suela dura y esté adaptado al pie. Los calcetines también deben ser adecuados.

-El botiquín que sea lo mínimo, que hay farmacias por el camino, pero recuerda cuidar los pies con pomadas y lleva también agujas hipodérmicas, hilo y betadine para las heridas.

-No te agobies con los kilómetros, algunos días podrás hacer más y otros menos.

-La alimentación debe ser ligera, aunque con muchos hidratos de carbono.