Consejos para sobrellevar las alergias en primavera

Compartir
Cierto es que la llegada del buen tiempo trae muchas cosas buenas, de hecho hasta nos mejora el humor pero, para quienes tienen alergia al polen, no se trata de una época tan idílica. Aproximadamente un 15% de la población padece este tipo de enfermedad provocada por la polinización de algunas plantas.
Dra Blanca Rodríguez Ayala.

Estornudos, goteo nasal, picor de ojos, asma… son los síntomas más comunes que, si bien no suelen ser graves, sí que provocan molestias y merman la calidad de vida de quienes los padecen durante unas semanas.

Broncodilatadores, antihistamínicos, descongestionantes nasales e incluso corticoides suelen ser los medicamentos más utilizados en estos casos, pero siempre deben tomarse bajo supervisión médica ya que, lo que a unos les viene bien, a otros puede provocarles problemas serios.

Sin embargo, la prevención es la misma para todos, por lo que seguir estos consejos puede hacernos ver con otros ojos la llegada de la estación de las flores.

  • Mantén las ventanas cerradas durante las horas de sol, las concentraciones de polen son mayores a primera hora del día y por la tarde.
  • Ventila la casa cuando anochezca, es ahí cuando la carga polínica disminuye.
  • Evita los paseos por parques o jardines, y tampoco practiques deporte al aire libre, durante unos meses opta por el ejercicio “indoor” (en casa, en el gimnasio…). Si tienes necesidad de salir a correr, hazlo al mediodía pero, como digo, mejor evítalo hasta que los niveles de polen se normalicen (puedes consultar datos en la página web de la SEAIC, que es la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica).
  • Si sales a la calle, ponte gafas de sol, evitarán las molestas irritaciones oculares.
  • Procura tender en zonas interiores, si lo haces fuera es probable que la ropa acumule los pólenes trasladados por el viento y entre el “enemigo” en casa.
  • Utiliza filtros anti polen en el coche, se compran en tiendas del automóvil y es sencillo colocarlos nosotros mismos.
  • Conduce con las ventanillas cerradas.
  • No permanezcas largo rato en ambientes muy secos. La humedad favorece que el polen caiga al suelo evitando que se respire en la atmósfera.  Los humidificadores en las habitaciones son de gran ayuda.
  • Dúchate al llegar a casa y lava la ropa, si tienes mascotas dales también baños con frecuencia, es la mejor manera de eliminar las partículas de polen que puedan quedar adheridas al cuerpo, al pelo y a los tejidos.
  • Mantén las mucosas hidratadas, para ello debes beber agua y/o infusiones varias veces al día, en pequeños sorbos. Existen sprays de agua de mar para las fosas nasales y gotas humectantes para los ojos pero un práctico y buen remedio es lavarse la cara con agua tibia  a menudo.

Y, como “no hay mal que por bien no venga”, el uso de mascarilla, aunque el motivo por el que la llevemos sea otro, también es una excelente barrera de protección para el polen.

Dra Blanca Rodríguez Ayala. Médico y asesora nutricional

@blanca4615

www.laconsultadeblanca.es