‘CODA: los sonidos del silencio’ un predecible relato de superación adolescente

Compartir
Sobre el papel, la gran baza de ‘CODA’ es que algunos de sus personajes son sordos, y que los interpretan actores sordos. Pero su verdadera protagonista, por supuesto, no está entre ellos.
BettyGS

La Academia de Hollywood se rindió a la bondad evidente de una película que presume de buena y perdió la oportunidad de tomar una buena decisión, probablemente la mejor en muchos años, eligiendo a ‘El Poder del Perro’ o a cualquiera de las otras dos obras maestras en la lista de candidatas a película del año. Por hacer una buena acción, perdió la ocasión de, quizá, hacer historia. Lástima, esa manía de la caridad mal entendida., de buenos sentimientos tras el que esconde su más que evidente falta de ideas. 

En una Gala deslucida,’CODA’, es más bien la reivindicación de sectores minoritarios y muchas veces ignorados, pero el premio a la mejor película me ha parecido un poco excesivo. Reconozco la dificultad de hacer esta cinta por sordos y para sordos pero el premio gordo tiene que tener un poco más. Serán muchos los que vatan a verla y comprobar si yodo lo que se ha escrito corresponde a una realidad.

La película narra las desventuras de una joven que sueña con escapar de la pequeña localidad costera donde vive pero que se siente atada a ella porque, en tanto que único miembro de su familia con capacidad auditiva, su presencia allí es vital para sus padres y su hermano. Y, excepto durante un puñado de escenas que no suman más de 25 minutos, transcurre como cualquier otro relato de adolescentes que buscan distinguirse de sus padres.

La muchacha aspira a ser cantante, y Heder podría haber explorado a fondo cómo perseguir esa vocación implicaría alejarse dramáticamente de los suyos, que ni podrían oírla cantar ni apreciar sus dotes. En lugar de eso, prefiere limitarse a poner sobre la mesa un puñado de conflictos del todo predecibles, manejar varios clichés típicos del cine de superación adolescente y retratar dinámicas familiares propias de ‘sitcom’.

Y en todo momento exhibe con descaro su desesperación por dibujarnos una sonrisa en la cara o mojárnosla de lágrimas, y por ser amable en lugar de interesante u honesta.

Sinopsis

Ruby es la única de su familia con audición. En Gloucester, Massachusetts, vive con sus padres y hermano, a los que ayuda por la mañana con su negocio pesquero antes de ir a clase. Ansiosa por encontrar nuevas aficiones, Ruby decide incorporarse al coro de su instituto, donde no solo descubre una latente pasión por el canto, sino que también percibe una fuerte atracción física por la persona que la acompaña en sus duetos. Además, su entusiasta profesor ve algo especial en ella y le anima a entrar en la escuela de música, algo que la obligaría decidir entre sus estudios, o su familia.