Bianca Kovacs: «Me siento libre y poderosa cuando me subo a un escenario»

Compartir
Aquí Bianca Kovacs (Sighisoara, Rumanía, 1983), todo un emblema del humor cáustico. Artista, cómica y actriz, nuestra invitada de excepción es la presentadora del emblemático Club de la Comedia en Madrid, Barcelona y donde se tercie.

@jorgegpalomo

También se considera “Una rumana muy legal”, como su espectáculo más salvaje y personal. La gran Bianca Kovacs, cuyo humor no deja títere con cabeza, mira la vida siempre con esperanza. Trabajadora incansable, cada vez tiene menos tiempo libre –confiesa-, cosa que egoístamente agradecemos para disfrutar de sus monólogos incisivos. Con los mejores deseos, ¡bienvenida a La Mirada Norte!

¿Quién es Bianca Kovacs a día de hoy, según la propia Bianca Kovacs?

Según la propia Bianca Kovacs… ¡que no, que es broma! (Risas.) No me gusta hablar en tercera persona. Digamos que he encontrado mi sitio y  estoy muy segura de lo que quiero y de lo que no quiero. Eso me ayuda mucho a la hora de tomar decisiones en la vida en general y en mi profesión en particular.

¿Cómo te gusta mirar la vida, amiga?

Me gusta mirar la vida con esperanza. Aun habiendo pasado por momentos muy difíciles, sigo queriendo y creyendo en la vida. No estamos aquí de casualidad, así que pienso: «A por ello, con todo».

¿Qué significa para Bianca Kovacs la comedia, acaso el trabajo más serio?

Sí, para mí la comedia es algo muy serio, aunque estoy aprendiendo a no tomármelo todo tan en serio. Disfruto más no tomándome mi trabajo tan en serio, pero me cuesta, Jorge. La comedia me está dando mucho: me siento libre y poderosa cuando me subo a un escenario.

Blanca Kovacs también ha dado el salto a la gran pantalla con varias interpretaciones.

Estás triunfando en escenarios de toda España. ¿Qué ha supuesto entrar como presentadora –más de dos años ya- en El Club de la Comedia?

El puesto de presentadora en Las Noches del Club de la Comedia (y La Hora y Media en El Club de la Comedia) ha supuesto un gran reto. Pensaba que no se me iba a dar bien porque soy más bien la anti-presentadora… (Risas.) He aprendido muchísimo y estoy muy agradecida; me ha dado muchas tablas. Estoy semanalmente en ese escenario y me sigo poniendo nerviosa con cada salida. Pienso: «Tengo que animar al público en tres minutos. ¡Soy la ‘Viagra’ del Club de la Comedia!». No, en serio, es impresionante cómo te pone las pilas el hecho de tener que hacer reír en salidas de tres minutos.

¿Cómo definirías tu humor, tus monólogos no aptos para cardiacos?

Un día un hombre se me acercó a la salida de un teatro y me dijo: «Tu humor es incómodo; dices cosas que muchos pensamos, pero no las decimos. Eso y la seriedad con la que lo cuentas todo hace que nos riamos tanto». Utilizo mucho el sarcasmo, me divierte. Mis actuaciones favoritas son las de mi monólogo unipersonal: ahí no me corto nada y me lo paso pipa. Soy consciente de que soy muy bestia, pero sé adaptarme a las necesidades de cada sitio. Hay actuaciones en donde sé que no puedo tratar ciertos temas que sí trato en mi espectáculo personal.

“Bianca y con botella”, “El Club de los tarados”, “Descontroladas”, “Una rumana muy legal”… ¿Cómo te inspiras para escribir tus chistes y a qué dedicas el tiempo libre, que no paras?

¡Me inspiro en la vida real! Mi texto va creciendo conmigo: los chistes han ido evolucionando a lo largo de estos años. Si me va bien, hago chistes sobre eso; si estoy con miedos, lo cuento también. Trabajo siempre desde la verdad: me tengo que creer lo que digo y así el público me creerá más fácil. Tengo chistes que a lo largo de este tiempo los he cambiado cuatro veces porque yo he ido cambiando. Mi vida va cambiando. Sería incapaz de hacer chistes sobre mi pareja si no la tuviera. Grabando en ficción , miento. Haciendo “stand up”, digo toda la verdad. A veces me han dicho: «No le digas al público que te has equivocado», como si el público fuera tonto… Prefiero decirlo yo en el momento y así nos reímos todos. Hacer como que no ha pasado es tontería; en mi caso, claro. Y el tiempo libre lo dedico a leer, estar con mis gatas, con mi pareja y amigos, ir a ver teatro, películas, visitar a mi sobrino Juanito… Suena bonito, ¿verdad? Pues cada vez tengo menos tiempo libre. (Risas.)

Pregunta obligada en La Mirada Norte: ¿algún lugar especial de Madrid? Aunque seas rumana, como dices en tus monólogos, ¡estás muy integrada!

Me gustan los atardeceres en el Templo de Debod y tomar vermut por Pintor Rosales.

¿Se me olvida algo clave, amiga?

No se te ha olvidado nada, amigo.

Una reflexión final de Bianca Kovacs…

¡Gracias por acordarte siempre de mí!

¡Mil gracias, viva la comedia enhorabuena!

Jorge García Palomo

El periodista y comunicador Jorge García Palomo nos presenta a todo tipo de personas genuinas, creativas, curiosas, contingentes y necesarias… Como diría aquel genio, “gente loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo”…  Sí, son “Otras miradas”. Y están entre nosotros.