‘As bestas’ inspirada en un crimen y que triunfa en todo el mundo

Compartir
La película de Rodrigo Sorogoyen, llega por fin a las salas de cine españolas tras maravillar en Cannes, en San Sebastián y en Sitges prometiendo ser una de las mejores películas del  año.
BettyGS

El thriller con tintes de drama se sitúa en una aldea casi deshabitada de la Galicia rural profunda, donde una pareja de franceses intenta salir adelante trabajando en su huerto y disfrutando de la naturaleza más pura. Sin embargo, el resto de vecinos busca salir de allí gracias a la compensación económica que les ha prometido una compañía energética si dejan sus tierras para que se instalen unos molinos eólicos. 

La confrontación entre los franceses y un par de hermanos locales escala hasta el punto de que los primeros llegan a temer por su vida…

 Los guionistas se inspiraron en un suceso real ocurrido no hace tanto, entre 2010 y 2014, que conmocionó a Galicia y que tuvo repercusión internacional, aunque hoy poca gente lo recuerda más allá de los vecinos cercanos a Santoalla, la aldea semi-abandonada de Petín (Ourense) donde ocurrieron los hechos.

La historia nos remonta al 19 de enero de 2010, la fecha en la que Martin Verfondern desapareció sin dejar rastro. Martin, holandés nacionalizado, llevaba viviendo en la localidad de Petín desde 1997 junto a su mujer, Margo Pool, y al principio mantenían una buena relación con sus vecinos, los Rodríguez, la familia formada por Jovita, su marido y sus dos hijos.

Pero todo cambió por varias disputas, la más importante la que mantenían por los 6.000€ que una compañía energética prometió a las dos familias, únicos habitantes de Santoalla, por cada uno de los 25 molinos eólicos que quería instalar en la aldea.

La negativa de Martin enemistó a los dos clanes hasta el punto de que el holandés comenzó a grabar las supuestas amenazas y agresiones de lo que él mismo denominaba «terrorismo rural”.

Sinopsis

Antoine y Olga son una pareja francesa que se instaló hace tiempo en una aldea del interior de Galicia. Allí llevan una vida tranquila, aunque su convivencia con los lugareños no es tan idílica como desearían. Un conflicto con sus vecinos, los hermanos Anta, hará que la tensión crezca en la aldea hasta alcanzar un punto de no retorno.