Verónica Forqué, según las investigaciones, se ha podido quitar la vida

Compartir
Este lunes la Policía Nacional ha hallado el cadáver de la actriz, que se ha quitado la vida en su vivienda en Madrid. Una persona llamó al 112 a las 12:49 para avisar de un intento de suicidio en el domicilio de Forqué. Los sanitarios del Summa 112, desplazados al lugar, solo pudieron confirmar el fallecimiento.
Agencias

La actriz había aparecido recientemente en Masterchef celebrity, programa que acabó abandonando por sentirse «derrotada», tal y como ella misma aseguró. Se saltó una eliminación tras una dura prueba en exteriores. Desde el jurado se aseguró deseaban que la actriz se reincorporase pronto al programa, aunque esto nunca llegó a pasar.

Las reacciones a tan triste noticia no han tardado en llegar. De los primeros han sido Pedro y Agustín Almodóvar, así como todo el equipo de la productora El Deseo, que  han manifestado su pesar por la muerte de «una actriz extraordinaria y una persona insustituible», y han enviado «todo su amor» a la familia.

Forqué fue «chica Almodóvar» desde los principios de la carrera del director y trabajó en tres de sus películas, Qué he hecho yo para merecer esto (1984), Matador (1986) y Kika, (1993).

El teatro y la tele la mantenían presente en el imaginario colectivo, que la guardará al lado de las grandes cómicas y de las actrices que han puesto rostro a la España de los ochenta y noventa.

Hija del productor y director José María Forqué, desde niña tuvo acceso a los platós. Pero eso mismo provocó algunas reticencias en su devenir. Porque empezó en el cine en películas de su padre, aunque estudió Arte Dramático y después Psicología (que no llegó a acabar).

Con el tiempo, su físico especial, su pelo alborotado y pelirrojo, su talento para usar tanto en comedia como en drama una voz inconfundible y un halo de inocencia la convirtieron en una de las intérpretes más populares de España. Y de las más reconocidas: junto a Carmen Maura, posee el récord de premios Goya, cuatro, que Forqué logró con solo cinco nominaciones. Y además comparte con Emma Suárez el honor de ganar dos goyas en una misma edición.

Biografía

Fue hija del director y productor José María Forqué y de la escritora Carmen Vázquez-Vigo, hermana del director Álvaro Forqué (1953-2014) y nieta del músico y compositor José Vázquez Vigo.

Estudió arte dramático e inició la carrera de psicología, esta última nunca concluida. Se inició en el mundo del cine trabajando en películas de su padre a inicios de los setenta, hasta llegar a convertirse en una actriz de comedia durante la década de los ochenta, período en el que consigue diversos Premios Goya.

El gran salto en la carrera cinematográfica de Verónica Forqué se produjo cuando Pedro Almodóvar la convirtió en la entrañable Cristal de ¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984).

A lo largo de su carrera trabajó con Fernando Trueba en Sé infiel y no mires con quién y El año de las luces, película por la que obtuvo su primer Goya como actriz de reparto.

Su amistad con Fernando Colomo se tradujo en dos comedias de gran éxito Bajarse al moro y La vida alegre, por esta última película, se le otorgó su primer Goya como actriz protagonista; y en ese mismo año, (1988) también ganó un segundo Goya como actriz de reparto por Moros y cristianos, de Luis García Berlanga. Fue la primera intérprete femenina en ganar dos Goya en la misma ceremonia, cosa que no ocurriría hasta 29 años después, cuando la actriz Emma Suárez en 2017 también ganó dos Goya en el mismo año.

A principios de los noventa comenzó su colaboración con Manuel Gómez Pereira en las comedias Salsa rosa o ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?, colaboración que se repitió en 2005 con Reinas. En 1993 obtuvo un cuarto Goya por su papel protagonista en Kika, de Pedro Almodóvar, con quién había trabajado anteriormente en ¿Qué he hecho yo para merecer esto? y Matador.

También en la televisión ganó gran popularidad, en series como Ramón y Cajal (1982), El jardín de Venus (1983), Platos rotos (1988), Eva y Adán, agencia matrimonial (1990-1991) y Pepa y Pepe (1995). Entre 2014 y 2015 participó en la octava temporada de la serie de ficción La que se avecina, interpretando al personaje secundario de Teresa Sáenz de Tejada —alcaldesa—.

En el teatro, destaca el papel de Carmela en la primera representación de la obra de José Sanchis Sinisterra¡Ay, Carmela! (1986). Otras obras importantes en su haber son: ¡Sublime decisión! (1984), Bajarse al moro (1985), formando parte también de la versión cinematográfica de Fernando Colomo, Doña Rosita la soltera (2004), La abeja reina (2009) y Shirley Valentine (2011). Como directora escénica se puso al frente del montaje de la obra Adulterios, de Woody Allen en 2009.

En cuanto a su vida personal, en el verano de 1980 inició un romance con el también actor Joaquín Kremel. En 1981 se casó con el director de cine Manuel Iborra, de quien se divorció en 2014. Tuvieron una hija en común, María Clara Iborra Forqué.