Deporte y vida sana

Supercopa: el Madrid apabulló al Barça con un Vinicius estelar y la mano mágica de Ancelotti

Compartir
Hemos vivido una noche de fútbol espectacular de un equipo que está en su mejor momento y otro que quiere salir del pozo. Pero ha sido un partido en el que el Madrid ha sido muy superior física, anímica y, sobre todo, tácticamente.
Manuel Vega

Me he animado a escribir este artículo después de comprobar que lo que está haciendo el equipo blanco esta temporada era algo que ni los más optimistas se hubieran atrevido a comentar cuando, nada más comenzar en el verano se quedó sin Courtois y Militao, considerados en sus puestos entre los mejores del mundo y pilares hasta entonces del equipo, luego Alaba, otro defensa fundamental, y sin delantero centro.

Y este es el momento, ya que esto no es una crónica del partido, de dar las gracias a Florentino por reconocer el inmenso talento de Ancelotti. El italiano siempre deja a todo el mundo contento y ha conseguido que directivos, jugadores y aficionados, e incluso periodistas, le quieran y le respeten.

Hoy hemos visto dos estilos muy diferentes. La velocidad y el carácter madridista y el toque del que presume el Barça, con el que siempre apelan al “espíritu Cruyff”. Uno lo ha demostrado con contundencia, haciendo dos goles en los primeros minutos de un jugador, Vinicius, en su mejor partido probablemente, que ratifica la velocidad y el nervio del equipo. Y por el otro lado, un querer y no poder, intentando hacer eso que dicen que inventaron: llegar al gol con paciencia y toque.

Todos los que lo hayan visto no creo que duden, al margen del abultado resultado, que el baño que han recibido no va a ser fácil de olvidar. Se comenta que este trofeo ganado por el Madrid en Arabia es menor. Y es cierto si se compara con la Liga y muy inferior a la Champions, pero es un trofeo más para las vitrinas y puede ser lógico que el perdedor quiera subestimarlo. Pero ha sido el primero y lo disputaron los dos mejores equipos españoles.

El Madrid ha demostrado que está en la línea de certificarlo un año más, pero el Barça no acaba de arrancar. Muchos “culés” llevan ya varios partidos preguntándose si se ha acertado con Xavi como entrenador y, como no, por los jugadores que tienen y los que ha fichado.

A partir de ahora viene lo más difícil: para Ancelotti seguir demostrando su talento y para Xavi que su forma de entender el equipo que tiene y cómo hacer para que sus ideas tácticas sean ganadoras.

Como a buen entendedor pocas palabras bastan, esto dijeron ambos entrenadores al final:

Ancelotti: “Queríamos ganar y lo hicimos con mérito. Encontramos a Vinicius en un momento extraordinario y, a partir de ahí, empezó otro partido. El Barcelona manejó el balón, buscó oportunidades y, hasta el 4-1, todo estuvo abierto. Tratamos de controlarlo, sin necesidad de presionar muy alto. Ha sido un partido completo y estamos muy contentos.  Creo que el resultado ha sido rotundo, pero el partido… nos hemos adelantado muy pronto y, hasta el 4-1, fue abierto. Ellos manejaban bien el balón y nos ha costado recuperarlo. Si pensamos que ha sido fácil, nos equivocamos”.

Xavi: “Teníamos muchas esperanzas, mucha ilusión y nos ha salido el peor partido de todos. Hemos empezado muy mal, pudimos recortar pero el 3-1 nos puso difíciles las cosas. El Madrid nos ha hecho mucho daño a la contra, no hemos parado esas contras, transiciones y nos toca hoy vivir la cara amarga del fútbol. Pedir disculpas a la afición porque nos ha costado competir, he vivido muchas derrotas en mi carrera y al final nos hemos repuesto. El Barça volverá, volverá. Que nos sirva para competir mejor, que nos sirva. Serán días duros, de aguantar mucha crítica y toca aceptarla no hemos estado al nivel que requería la final. A reponerse y a por los títulos que quedan”.