Salud digestiva, un plus de calidad de vida  

Compartir
Con el paso de los años, no es raro que aparezcan problemas digestivos sin que haya ninguna enfermedad que los justifique. Flatulencias, hinchazón, malestar, dolor abdominal, estreñimiento… son síntomas de que algo no va bien, y muchas veces un simple cambio en nuestros hábitos diarios puede ser la solución, no teniendo que recurrir a la toma de medicamentos.  
Doctora Blanca Rodríguez Ayala

Si te sientes identificado, sigue los siguientes consejos:  

  1. Mantén un horario más o menos fijo de comidas, procurando no pasar más de 3-4 horas sin tomar alimento. Lo ideal es distribuirlas en 5-6 ingestas para evitar la sobrecarga del sistema digestivo, aportar energía de forma continuada durante toda la jornada, y mantener los niveles de glucosa constantes.  
  2. Evita las comidas copiosas, contundentes y las porciones grandes, es mejor repartir la toma en varias veces al día que comer pocas veces pero mucha cantidad.  
  3. Come despacio, tómate tu tiempo, hazlo sentado y sin prisa, evitando el uso de aparatos electrónicos mientras lo haces.  
  4. Opta por una alimentación equilibrada, variada y saludable, cuantas menos etiquetas tengan los productos que consumes, mejor.  
  5. Que en tus menús habituales no falten frutas, verduras, legumbres ni  cereales integrales, todos ricos en fibra que te ayudará a regular el tránsito intestinal. La cantidad de fibra diaria recomendada son 30 gramos aproximadamente, una ingesta superior podría producir el efecto contrario y favorecer los gases y el estreñimiento.  
  6. No te automediques, los AINES, los antibióticos y los protectores de estómago (Omeprazol) pueden  afectar a tu sistema digestivo.  
  7. Realiza ejercicio físico a diario, al menos camina a paso ligero durante 60 minutos, y si puedes hacerlo después de las comidas principales, fenomenal, así ayudarás a mejorar los movimientos intestinales.  
  8. No fumes y modera el consumo de alcohol.  
  9. Evita las frituras, los rebozados y los empanados. Cocina al vapor, a la plancha, al horno o utiliza cualquier otro medio de cocción que no precise un exceso de grasas.  
  10. Existen alimentos que no son aconsejables si tienes el estómago sensible: especias, comidas grasas, legumbres, verduras crucíferas (coles), cebolla, puerro, frutos secos, carnes rojas (incluidos los embutidos), y productos lácteos pueden hacer que los síntomas digestivos empeoren.  
  11. Evita el estrés, puede ser el origen de muchos síntomas estomacales, como molestias abdominales, gases, diarrea y estreñimiento.  
  12. Procura establecer un horario fijo para ir al baño, nunca aguantes las ganes y ve sin prisas, tómate tu tiempo.  
  13. Como grasa habitual para aderezar los platos, utiliza el AOVE (aceite de oliva virgen extra), su ácido oleico mejora la función del páncreas y reduce la acidez estomacal, eso sí, consúmelo siempre en su justa medida, sin abusar, para evitar un exceso de calorías y la consiguiente aparición de digestiones difíciles.  
  14. Bebe suficiente agua, tomar 6-8 vasos al día facilita la digestión y previene el estreñimiento.  
  15. Evita los gases masticando despacio, no abusando de los alimentos más flatulentos, no bebiendo en pajita y procurando tomar chicle sólo de forma ocasional.  

Doctora Blanca Rodríguez Ayala. Médico y asesora nutricional
@blanca4615
www.laconsultadeblanca.es