Cultura y entretenimiento

Sakhira ¿de los Grammy en Sevilla a la cárcel en Barcelona?

Compartir
Al final Shakira tendrá que sentarse en el banquillo y acceder a la sala de juicios por la puerta principal, ante todos los medios que allí la esperarán, en pleno centro de Barcelona. Todos apuestan a que llegará a un acuerdo, como tantos otros.
LMN

Como una especie de ‘pena de telediario’, la cantante no podrá evitar esta vez, como hizo en ocasiones pasadas, que los medios la capten en su entrada en los juzgados, que será el próximo lunes 20.

A las 10 de la mañana empieza el juicio por un delito contra la Hacienda Pública y la colombiana deberá declarar en la primera sesión, que empieza con cuestiones previas y sigue con la declaración de la única acusada, esto es, Shakira Isabel Mebarak Ripoll.

Hacienda acusa a la cantante de no declarar en España el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de los ejercicios 2012, 2013 y 2014, así como el Impuesto del Patrimonio (IP) de los mismos ejercicios, tiempo en el que considera que Shakira vivía en nuestro país. Para demostrarlo, los inspectores han entrevistado a decenas de testigos que se personarán en los juzgados a partir de la semana que viene.

El rastreo de Hacienda ha sido minucioso y la defensa considera que se ha violado su derecho a la intimidad en un esfuerzo por ejemplarizar el caso y convertirlo en una pena pública.

La defensa señala también que Shakira mantiene una relación personal y profesional con Estados Unidos, país en el que se ubica «su compañía discográfica Sony Music, sus managers y demás miembros de su equipo financiero, con oficinas de trabajo en Nueva York y Los Ángeles”.

La defensa señala además que “España nunca ha sido un mercado principal” para Shakira y que “durante esta primera etapa [de noviazgo] no existía entre los dos ninguna estabilidad ni compromiso firme, sino más bien todo lo contrario: ambos albergaban muchas dudas sobre su relación que les impedían siquiera planear un posible futuro juntos, en esencia debido a sus respectivas situaciones personales, su diferencia de edad y sus múltiples y variadas obligaciones profesionales”.

Porque no fue hasta 2014, según la versión de la cantante, cuando se instaló definitivamente en España. “Esta situación de constantes viajes y dudas sobre el futuro de los Sres. Mebarak y Piqué se mantuvo entre 2012 y 2014 hasta que, a finales de este último año, la pareja decidió fijar su residencia en Barcelona, una decisión motivada por el inminente nacimiento de su segundo hijo Sasha el 29 de enero de 2015 y la próxima escolarización de su hijo mayor Milan. También sería determinante la renovación del contrato del Sr. Piqué con el FCB por un período de cinco años y la finalización de los compromisos televisivos de la Sra. Mebarak en Estados Unidos, quien precisamente decidió no renovar dichas obligaciones profesionales con la pretensión de instalarse en Barcelona”.

Así pues, la relación entre Shakira y Piqué, según ella misma asegura, no se convirtió en algo estable hasta que ella se quedó embarazada de su segundo hijo. Y fue entonces cuando todo cambió y todo lo dejó por una relación que terminó arrasándola y dejándola sentada en el banquillo de los acusados.