Deporte y vida sana

Rudy Fernández, el único baloncestista de la historia en seis citas olímpicas, se retira después de París

Compartir
El hombre con más partidos internacionales (261, solo por detrás en total de los 314 de Laia Palau) engordará un palmarés de leyenda en el que lucen 11 medallas con la selección.

Solo el alero balear colecciona los seis oros del combinado nacional en su trayectoria: cuatro europeos en 2009, 2011, 2015 y 2022 y dos mundiales en 2006 y 2019, además de las dos inolvidables platas olímpicas de 2008 y 2012.

Rudy Fernández siempre fue un jugador diferente. Desde que debutara con el Joventut en ACB en 2002, el jugador balear ha sido capaz de demostrar todo el potencial que atesoraba.

Rápido de piernas, inteligente en el robo, experto en la anticipación, con muelles en sus piernas tanto en ataque como en defensa y con enorme mano en el lanzamiento exterior, Rudy no solo ha ido mejorando sus prestaciones, sino que les ha sumado la experiencia.

Aquel niño que soñaba con ser como su hermana Marta, ya se ha convertido en una leyenda del baloncesto mundial. Tanto en sus primeros años en España, como durante su paso por la NBA, como en su regreso de la mano del Real Madrid, amén de en la Selección, es uno de esos jugadores que siempre quieres tener en tu equipo y que aportan cuando los compañeros más lo necesitan.

Después de ganar a Líbano y Angola, España fue capaz de derrotar a Finlandia en semifinales, para meterse en la gran final: si la Selección quería estar en los Juegos, necesitaba derrotar a la peligrosa Bahamas en el último partido. La misión no iba a ser fácil, pero nadie dijo que fuera sencillo. Y, después de la victoria y la clasificación, Rudy puede cumplir la promesa que hizo a su padre hace un año cuando murió: jugar sus sextos Juegos Olímpicos.

Le veremos en París en los próximos días y le deseamos toda la felicidad para los próximos años. Ha hecho un gran trabajo.