Cultura y entretenimiento

‘Paris, Texas’ la obra maestra del Oeste y la tristeza cumple 40 años

Compartir
Win Wenders, el director alemán ganó la Palma de Oro de Cannes con un drama de desamor y reconstrucción vital escrito por Sam Shepard y protagonizado por Harry Dean Stanton y Nastassja Kinski.
BettyGS

Fue, sin embargo, fundamental para que el alemán decidiera que solo volvería a dirigir con absoluta libertad y, al menos durante los siguientes años, sin un guion cerrado previo. De esa forma, en la primavera de 1983 se lanzó a filmar en el suroeste de Texas una película que un año más tarde ganaría la Palma de Oro de Cannes y que golpeó el alma del público de todo el mundo. Hace cuarenta primaveras, Wenders empezó a filmar Paris, Texas.

El alemán reflexionaba sobre la fama de ‘Paris, Texas’ en España. “Es un fenómeno extraño. En ocasiones hay filmes que se estrenan en su momento exacto, y eso pasó con ‘Paris, Texas’. No sé si es suerte o el destino, o el cóctel de quienes la crean. En mi caso, Harry Deam Stanton estaba en su momento perfecto, Natassia Kinski en el culmen de su carrera; fue el primer guion de Sam Shepard y Ry Cooder deseaba demostrar su valía. Yo lo único que podía hacer era no cagarla”, contaba.

Wenders plasmó la mitología del Oeste estadounidense creada por Shepard a través de su perspectiva europea y su admiración personal. 

La historia arranca con la aparición de un hombre, Travis (Harry Dean Stanton) en el desierto tejano. Viene de la nada, nada se ha sabido de él durante cuatro años. Su retorno a la civilización es también una reconstrucción personal y la recuperación de su familia.

Otro de los aciertos de ‘Paris, Texas’ está en la banda sonora de Ry Cooder, hoy una estrella, entonces alguien poco conocido.

Sinopsis

Un hombre camina por el desierto de Texas sin recordar quién es. Su hermano lo busca e intenta que recuerde cómo era su vida cuatro años antes, cuando abandonó a su mujer y a su hijo. A medida que va recuperando la memoria y se relaciona con personas de su pasado, se plantea la necesidad de rehacer su vida.