Muere Pelé, el mejor futbolista de la historia a los 82 años de un cáncer

Compartir
Pocas cosas podemos nosotros aportar a esta noticia que tiene un alcance mundial y que está siendo publicada por los mejores comunicadores y expertos en este mito del fútbol u son pocos los que han visto jugar.

Manuel Vega

Tomemos por lo tanto este texto como un homenaje para el que para cadi todos, a excepción de los argentinos, ha sido el mejor jugador de fútbol de la historia.

En estas dos últimas horas he podido ver mucho de lo que se acaba de escribir sobre él y tan sólo queremos aportar, con algunos apuntes, al reconocimiento de uno de esos personajes, cualquiera que sea su profesión o disciplina, que se encontrará en las páginas del futuro.

La enfermedad

Su estado de salud de Pelé fue a peor desde que ingresase el pasado martes 29 de noviembre en el Hospital Israelita Albert Einstein, en Sao Paulo. Según informó el diario brasileño Folha de Sao Paulo, el ex del Santos ya no respondía al tratamiento de quimioterapia que se sometía desde septiembre de 2021 debido a una operación de un cáncer de colon.

Además, a principios de año se le diagnosticó metástasis en el intestino, pulmón e hígado. Pelé pasó entonces a cuidados paliativos, por lo que se suspendió la quimioterapia y comenzó a recibir medidas para intentar aliviar el dolor y la falta de aire.

Su carrera

Fue elegido el Atleta del Siglo XX” tres veces: por el Comité Olímpico Internacional, por el diario francés L’Équipe y por la agencia de noticias Reuters. Además, la FIFA le eligió “Mejor Futbolista del Siglo XX”. Es el único jugador que ganó tres Mundiales (1958, 1962 y 1970) y el más joven en conseguirlo, en Suecia 1958, con 17 años.

Tuvo una larga carrera en el fútbol brasileño. Hasta 18 temporadas fueron disputó con la camiseta del Santos, el club de su vida, (1956-1974) erigiéndose como un jugador único e irrepetible y llevando al Santos al Olimpo del fútbol mundial. Tras su paso por Brasil, Pelé puso rumbo a Estados Unidos donde se mantuvo en el Cosmos de Nueva York durante cuatro campañas.

En el rubro de Copas del Mundo, Pelé logró hacer historia desde muy joven y, con apenas 17 años, se convirtió en el futbolista más joven en levantar la dorada con Brasil en Suecia 1958. Además, logró un hito difícilmente superable ya que, es el único futbolista que posee en sus vitrinas tres Copas del Mundo. Hasta en cuatro citas mundialistas participó el brasileño, donde conquistó el Mundial de Chile 1962 y el de México 1970.

¿Cuántos goles marcó Pelé?

Con una leyenda inabarcable, el brasileño forma parte del top-5 de máximos goleadores en la historia del fútbol, encuadrado en cuarta posición y solo por detrás de Cristiano Ronaldo, Josef Bincan y Leo Messi.

Así, durante sus 18 temporadas en el club de su vida, el Santos, el ‘10′ anotó 643 en los 665 partidos oficiales y durante su estancia en el New York Cosmos, O’Rei hizo 37 dianas en 64 encuentros oficiales.

A nivel de selecciones, Pelé no se quedó atrás y con la ‘canarinha’, el brasileño anotó 95 goles en los 107 partidos oficiales que jugó con Brasil. Y es que su legado podría ser aún mayúsculo ya que, contabilizando los encuentros de competición no oficial que disputó a lo largo de toda su carrera, las cifras del ‘carioca’ ascenderían hasta los 1283 goles en 1367 encuentros.

¿Por qué fue a jugar a EE UU?

Se fue a jugar en el Cosmos por problemas financieros. Llevaba ya tiempo retirado, concretamente su último partido con el Santos fue el 2 de octubre de 1974 ante el Ponte Preta. Tras la victoria por 2-0, O Rei’ se arrodilló en el centro del campo y, ante los más de 20.000 apasionados hinchas del Santos, dijo adiós.

Su plan era vivir una vida tranquila en la ciudad con su mujer y dos hijos. Pero todo cambió cuando, según el propio Pelé cuenta en su biografía “Pelé: A Importância do Futebol”, publicada en 2013, el ya exjugador recibió una visita de su contable. “Me acuerdo como si fuera hoy el momento que él entró en casa. Sudaba profundamente. Estaba pálido, parecía que se iba a desmayar. Sentí que algo pasaba e hice una broma: ‘¿Cuántos millones tenemos todavía?’. Y casi tuve que llamar al médico tras su respuesta: ‘Mire, usted, es que es complicado’…”, cuenta Pelé en el libro, explicando el momento en que el se enteró que estaba arruinado.

No quedaba otra, que volverse a vestir de corto y salir de ese semi retiro ya que en algunas ocasiones concretas se calzaba las botas para jugar partidos no competitivos con el Santos. Pelé había perdido prácticamente todos sus 41 inmuebles, bloqueados por los bancos tras una serie de inversiones mal hechas en al menos seis empresas que se endeudaron bajo malas gestiones desde finales de los años 60.

Con 33 años, tres títulos Mundiales, Pelé se vio en una situación crítica. Tenía que volver a jugar. Y la salvación vendría desde el sitio menos probable, uno de los poquísimos países del mundo donde el fútbol era un deporte minoritario: Estados Unidos.

El responsable de convencer a Pelé de irse a EE UU fue el empresario británico Clive Toye, socio del New York Cosmos y uno de los mayores inversores en el sueño de hacer grande al soccer en tierras norteamericanas.

Toye llevaba desde 1971 intentando convencer al Rei, que ya había rechazado ofertas del Real Madrid y Juventus. “Nunca… JAMÁS voy a jugar por otro equipo que no sea el Santos”, repetía Pelé a sus amigos. Hasta que, el 27 de marzo de 1975, todo cambió.

Debut triunfal

Pelé estaba en Bruselas para un partido amistoso y ya sabía que estaba arruinado cuando encontró a Clive Toyes en el hall del Hotel G.B. Motor Inn. Y aun así pensó en decir no, pero esta vez, fue convencido al escuchar la oferta del Cosmos.

Y lo que escuchó fue una locura para los números de la época: un contrato de 2,8 millones de dólares. El sueldo más alto de la historia de un atleta, más de lo que ganaba Kareem Abdul-Jabbar, el jugador más rico de la NBA en aquel momento, que ingresaba 450.000 dólares al año.

Pelé tenía 34 años y llevaba ocho meses sin jugar de forma competitiva. Debutó el 15 de junio de 1975 con un gol y una asistencia en el empate ante el Dallas Tornado (2.2). Y terminó su primera temporada con cinco goles y cuatro asistencias en nueve partidos.

El año siguiente fueron 15 goles y 19 asistencias en 24 partidos y en 1977 marcó 17 tantos y lideró a su equipo al título de la NASL, la liga estadounidense. 

Tres temporadas de éxito en el fútbol norteamericano que le salvaron de una ruina económica incipiente y que agrandó su leyenda futbolística todavía más.

Tal vez hayamos alargado un poco sus tres años en EE UU pero no está mal ya que es su época menos conocida. En cualquier caso vamos a poder seguir a aquellos que escriban o hablen de ‘O Rei’ Pelé durante estos días y merece la pena. Tiene una historia única.