Mercedes-AMG ONE un superdeportivo con tecnología de F1 para soñar

Compartir
Serán muy pocos los que puedan ponerse al volante de esta maravilla, un exclusivo Hypercar con propulsión híbrida E PERFORMANCE y más de 1.000 CV de potencia combinada, pero a todos nos gusta verlo y saber, por lo menos, que existe.
G. Pico Pérez

Los comienzos de AMG se remontan al año 1967. Con ocasión del 55.° aniversario de la marca de automóviles deportivos y de altas prestaciones celebra ahora su estreno la versión de serie del Mercedes-AMG ONE.

Este superdeportivo biplaza monta por primera vez la tecnología híbrida de propulsión más moderna y eficiente de la Fórmula 1 y nos trasladas de las pistas de competición a las vías públicas.

Está equipado con un motor de combustión interna y cuatro motores eléctricos y desarrolla una potencia total de 782 kW (1.063 CV). La velocidad máxima está limitada por vía electrónica al llegar a los 352 km/h.

El monocasco es de fibra de carbono y la carrocería de fibra de carbono. La unidad motor/cambio con funciones portantes y los componentes aerodinámicos activos, hasta el tren de rodaje «Push rod» con varillas de empuje se basa en una tecnología hasta ahora desconocida en un coche de calle.. 

Motorización

El motor híbrido de gasolina V6 de 1,6 litros y el turbocompresor sencillo con asistencia eléctrica son equiparables por su tecnología a los componentes del actual propulsor de Fórmula 1.

El propulsor, montado por delante del eje trasero en la posición correspondiente a un vehículo con motor central, puede alcanzar un número de revoluciones máximo de 11.000 rpm. No obstante, se mantiene por debajo del régimen máximo de la Fórmula 1 para aumentar su durabilidad y poder utilizar la gasolina súper plus disponible en el mercado.

Recibe asistencia de un turbocompresor de alta tecnología. La turbina de gases de escape y la turbina del compresor están dispuestas en lugares separados y unidos por medio de un árbol. Esto hace posible una posición de montaje más baja del turbocompresor. 

Sobre este árbol se monta un motor eléctrico de unos 90 kW de potencia que impulsa directamente con regulación electrónica el árbol del turbocompresor, acelerando la rueda del compresor hasta un régimen máximo de 100.000 rpm antes de que el caudal de gases de escape asuma esta tarea.

El motor de seis cilindros de alta potencia dispone de dos sistemas de inyección de combustible. La inyección directa introduce el combustible directamente en las cámaras de combustión. Esta inyección se repite en parte varias veces y se regula si es necesario por medio de la unidad de control del motor. La inyección adicional en el colector de admisión es necesaria para alcanzar la elevada potencia específica del motor y observar al mismo tiempo los valores máximos de emisiones.

Tracción integral

Los dos motores eléctricos de 120 kW de potencia cada uno que se montan en el eje delantero pueden alcanzar un régimen máximo de 50.000 rpm. Están acoplados a las ruedas delanteras a través de sentidos engranajes reductores. 

Este eje delantero de propulsión eléctrica exclusiva permite una regulación selectiva de cada rueda y, por consiguiente, una distribución individual del par.  Al mismo tiempo, los dos motores eléctricos permiten también aprovechar de modo ideal la energía de frenado para la energética: hasta un 80 % en condiciones normales de marcha. Esta energía se almacena en la batería y está a disposición para aumentar la autonomía en régimen eléctrico o para incrementar la potencia del equipo de propulsión.

Precio

Está claro que el precio es prohibitivo, 2,6 millones de euros, y se fabricarán 275 unidades, Esta maravilla debuta en Gran Bretaña que será el primer mercado que verá el Mercedes-AMG ONE en acción, dentro del marco del Festival of Speed ​​en Goodwood (del 23 al 26 de junio de 2022).